¿Qué hay tras las playas de Tulum y Holbox? Así es el México que triunfa en Instagram
  1. Viajes
Destinos a los que van 'influencers'

¿Qué hay tras las playas de Tulum y Holbox? Así es el México que triunfa en Instagram

Estos dos puntos de la Península de Yucatán se han convertido en destinos turísticos populares entre 'influencers', que viajan al calor de lo exclusivo y de la naturaleza protegida del lugar

placeholder Foto: Una chica posa en el parque natural Cenotes Casa Tortuga de Tulum (Unsplash)
Una chica posa en el parque natural Cenotes Casa Tortuga de Tulum (Unsplash)

La imagen es inconfundible. Ese azul prácticamente celeste con el que muchos se topan en el apartado de 'Explora' de Instagram dice a gritos que es el mar Caribe, aunque haya enclaves de la costa española que no tengan nada que envidiarle a esa estampa. No obstante, lo cierto es que la tentación de cruzar el charco se vuelve más que irresistible cuando el nuevo post del 'influencer' de cabecera al que seguimos acapara la pantalla del móvil. México es precisamente el destino turístico que ha inundado una red social donde la mirada de muchos jóvenes está puesta en aquellos que acumulan seguidores y más seguidores y tienen, gracias en parte a su momento dulce en internet, un mayor poder adquisitivo por lo general.

"México está en el 'top 5' de los destinos más vendidos este año", explican desde el equipo de comunicación de Pangea The Travel Store, una agencia de viajes a medida más que conocida por su presencia en distintos puntos de España con tiendas físicas y que cuenta con asesores en destino para diseñar viajes. "La pandemia del coronavirus SARS-CoV-2 ha hecho que el mundo se quede 'pequeñito' al estar algunos países todavía cerrados al turismo. Sin embargo, México es uno de los que ha apostado por mantenerse abierto y estar libre de restricciones. De hecho, para viajar solo necesitas cumplimentar un formulario de entrada a la ida y presentar PCR negativa para regresar a España", explican asimismo para dar respuesta a la popularidad de un destino que cada vez es más 'instagrammeable'.

placeholder 'Ven a la luz', una instalación del artista Daniel Popper en Tulum que genera colas (Unsplash)
'Ven a la luz', una instalación del artista Daniel Popper en Tulum que genera colas (Unsplash)

En este sentido, la comunidad de 'influencers' ha contribuido en cierto punto a que se ponga en el mapa destinos de Riviera Maya distintos a Cancún, como es el caso de Tulum, u otros enclaves más desconocidos, como la isla de Holbox. Localizados en la Península de Yucatán, enclavada entre el golfo de México y el mar Caribe, y pertenecientes ambos al estado de Quintana Roo, Tulum sobresale por ser la "joya más preciada del Caribe", de acuerdo con lo que explica la secretaría de Turismo del Gobierno de México en el sitio web oficial del país dedicado a los visitantes, gracias a los diez kilómetros de arena blanca y a las aguas turquesas que configuran un lugar donde "la naturaleza se muestra en todo su esplendor. Holbox, por su parte, se vende como un "oasis de tranquilidad".

El deseo de viajar a estos puntos de México bien puede comenzar con una foto en Instagram de un 'influencer' favorito, como señalan desde Pangea, "una acción que contribuye notablemente al despegue de los destinos". Desde Evaneos —una plataforma que pone en contacto a viajeros con agentes locales que hablan su mismo idioma para organizar "experiencias únicas" con un experto que pueda aconsejar "mejor que nadie si quieres hacer algo diferente y descubrir cosas que ni sabías que existían", cuenta sobre la empresa Viola Migliori, 'country manager' de Evaneos en España y otros países del sur de Europa como Italia—, explican que en los últimos años Tulum ha impulsado "una estrategia de marketing bastante fuerte enfocada en todo lo que es naturaleza y el color del mar Caribe que está funcionando bastante bien", razón por la cual esta localidad mexicana de la Península de Yucatán se ha convertido en un lugar más que 'instagrammeable'. "Es verdad que hay marcas, sobre todo hoteles, que invitan a 'influencers' para que hablen de Tulum", destaca Migliori.

En lo que se refiere a Tulum, no hay más que hacer una búsqueda rápida en Google para encontrarse con hoteles por la zona que ya integran en sus páginas webs programas turísticos con beneficios destinados a creadores de contenidos que quieran mostrar "el paraíso en sus próximas fotos y vídeos virales". "Es verdad que Tulum lo llevamos vendiendo diez años, pero ha habido un 'boom' tremendo porque se han construido allí hoteles pequeñitos sin límites. Entonces se ha convertido en un punto de interés, como puede ser aquí Formentera si lo comparamos con España", confirma por su parte María Medrano, fundadora de la agencia de viajes Occius Traveller Experts, que nació en 1999, cuando comercializar 'online' era algo "complicado" porque se sentía "una inseguridad completa", para ofrecer desde "la originalidad" las alternativas de alojamiento y viajes 'slow travel' que no encontraban por aquel entonces en el mercado. "Ahora ya hay mucho viaje a medida, pero antaño éramos muy poquitos", recalca en este sentido Medrano.

Holbox se desmarca de Tulum por estar integrada en el área natural protegida de Yum Balam, por lo que en esta isla no se puede construir a gran escala ni con mucha altura. "Holbox está muy controlado, ahí no pueden construir y es lo que hay. Es un sitio privilegiado en el Caribe", dice al respecto de este enclave la fundadora de Occius. ¿Qué es lo que atrae entonces tanto a los turistas jóvenes? "Tulum y Holbox ya eran destinos atractivos para los jóvenes, pero se trata de viajes más caros que si te quedas en otras partes del país. Tiene su atractivo, pero no solo por las playas. Hay muchos espectáculos de música electrónica, con varios DJs que dan conciertos en las playas de Tulum, en la parte más rica y donde la gente está dispuesta a gastarse más dinero", argumenta Viola Migliori al respecto de esta cuestión.

"Si te haces una foto en un hotel en Cancún no va a ser especial. Los 'instagrammers' buscan originalidad"

Para la fundadora de Occius, quienes tienen entre 25 y 35 años, una media de edad en la que se podría englobar a una gran mayoría de 'influencers', se ven atraídos por estos destinos por ser una generación "mucho más ecológica". "Holbox es una isla en la que el control con todo lo que tiene que ver con el medioambiente es brutal, estar en un entorno tan protegido es exclusivo. Yo creo que los 'instagrammers' y las personas que están mucho en las redes sociales buscan originalidad. Si te haces una foto en un hotel en Cancún no va a ser especial", indica asimismo.

Turismo 'eco-chic', ¿lugar inalcanzable?

El carácter exclusivo es lo que aleja al común de los mortales de estos enclaves turísticos en caso de no tener la posibilidad de hacer trueque por 'likes'. "Se trata de destinos que son más exclusivos respecto a lo que hay en el resto de Rivera Maya o Punta Cana", aclara Migliori. "Es un tipo de turismo diferente al que ves habitualmente en Cancún, donde está la imagen de estas playas con hoteles de no sé cuántos pisos y muchas habitaciones. Todos los hoteles que se encuentran en las playas de Tulum son de un estilo 'eco-chic': Tulum y Holbox son destinos que ya se dirigían a lo ‘hippie’, y ahora tiran más a lo 'hippie-chic' con un enfoque bastante ecológico asentado en alimentos orgánicos y respeto hacia el planeta. Quiere atraer mucho a los 'hipsters', por eso que también los jóvenes están bastante interesados", añade, introduciendo un término que desde las propias 'oficinas' de turismo de México se vende como la "atmósfera" del lugar.

Desde Occius, que precisamente ofertan un viaje centrado en Tulum y Holbox porque siempre pensaron que "la experiencia que se propone en Rivera Maya es de turismo masivo con grandes hoteles y 'todos incluido'" y estos lugares podían ofrecer la posibilidad de crear otro tipo de viaje en un paraíso, en el que puedes hacer "mil cosas fuera del hotel", señalan que "el lujo está cambiando. Ya no son los grandes hoteles de cinco estrellas, sino que está transformándose hacia lo exclusivo: a hoteles tipo 'boutique', a lo natural y lo que cuida el medioambiente".

La propia característica especial de lo pequeño es también, por otro lado, un inconveniente. Además, la generación que pone sus miras en ganarse la vida en las redes sociales no recurre tanto a las agencias de viajes cuando quiere viajar a este tipo de destino y las "salta" para ponerse en contacto directamente con un hotel, aunque sí buscan información. "Es una generación que lo organiza todo mucho por su cuenta", recalca Medrano.

"Te puedes ir al hostal del pueblo por 1.200 euros, incluido el vuelo, pero si vas a un hotel superior cinco noches te pueden salir por 3.500"

En lo que se refiere a precios, aunque es difícil establecer una horquilla de costes en general sin detenerse en cómo va a ser el viaje en particular, ambas agencias de viajes consultadas coinciden en que lo invertido variará si los viajeros se alojan en hoteles de tres o cuatro estrellas o en hostales del pueblo. Un viaje para dos personas en "hoteles así con experiencias incluidas puede estar cerca de 5.400 euros teniendo un buen nivel de confort. A partir de ahí puedes alojarte con el mayor lujo, con un desembolso de entre 6.000 o 7.000 euros; o gastar menos si escoges hostales. En este caso, puedes gastar en torno a unos 3.000 euros y bajar bastante el precio", subraya Viola Migliori.

Medrano coincide con su compañera de gremio con una escala de precios similar. "En Tulum hemos organizado uno hace poquito y les ha costado por persona 1.800 euros, que tampoco es tanto", explica, a la par que señala que hay distintas franjas de precio, "aunque la verdad es que los hoteles de Tulum son caros para ser tan pequeños". El plus, no obstante, es que explotan el tener el mar y una piscina a un paso. "Si te vas a un hotel superior, cinco noches te pueden salir por 3.500 euros con el avión aparte", pone como ejemplo. "Hay que tener en cuenta que no es el concepto de alojamiento típico en Rivera Maya, pero también te puedes ir al hostal del pueblo por 1.200 euros, incluido el vuelo si te cuesta a lo mejor 600 euros. Te puedes ir de 1.200 euros por persona a lo más caro, a 3.500 o 4.000", agrega.

Qué hacer en Tulum y Holbox

En sintonía con lo que detallan desde Pangea The Travel Store, la temporada alta en Tulum va del mes de diciembre a marzo, mientras que los meses de mayo, junio y julio se considerarían época baja por ser también los meses más calurosos. "En el caso de Holbox, la temporada alta para viajar sería de mayo a junio porque hay poca probabilidad de lluvias. De noviembre a febrero los meses suelen ser un poco más frescos y de marzo a abril hay temperaturas agradables", destacan.

"Hay muchísimas cosas que puedes hacer en Tulum y Holbox. La naturaleza tiene un peso enorme porque hay tantas actividades posibles. Está el mar azul del Caribe, pero si estás en Tulum hay actividades que puedes hacer en tres o cuatro días sin nisiquiera ver el mar, no estás obligado a pasar tiempo en la playa", concretan desde Evaneos en lo que respecta a planes que se pueden hacer en estos destinos turísticos. No obstante, Migliori señala también que "en Holbox el mar no tiene el mismo color que tiene el mar Caribe en otras partes por su conexión también con el golfo de México y tiene la particularidad de que puedes caminar y el agua te llegará siempre más o menos a la altura de las rodillas", añade, de ahí el que a otras zonas turísticas de la Península de Yucatán, como Isla Mujeres, se pueda llegar andando desde ciertos lugares.

placeholder El Castillo, un punto de vigilancia en un acantilado que fue construido por los mayas (Unsplash)
El Castillo, un punto de vigilancia en un acantilado que fue construido por los mayas (Unsplash)

La lista de actividades menos típicas es larga, efectivamente. Desde Evaneos recomiendan "visitar reservas naturales en las que se pueden observar aves, participar en la preparación de comida junto a familias locales o centrarse en comidas típicas maya, ir a ver cómo se produce la miel, ir a una comunidad para ver cómo se teje una hamaca, recorrer un sendero en la selva con un guía local o, incluso, participar en ceremonias de purificación con chamanes". Además, se pueden hacer tours en kayak y descubrir cenotes, "los hay más populares y otros están más escondidos, y ahí puedes tener tu primera experiencia de buceo".

"Nadar con delfines o tortugas, descubrir la zona arqueológica de Tulum o hacer un safari en todoterreno por la reserva natura Nativa Park de Holbox" son algunas de las actividades que señalan desde Pangea; mientras que en Occius, por su parte, apuestan por "hacer esnórquel, nadar con el tiburón ballena en Holbox y descubrir la isla alquilando un carrito de golf para llegar a todas las playas a las que no llega nadie", entre otras actividades.

Lo que sí destaca la fundadora de Occius en lo que a la planificación del viaje se refiere es ir a contracorriente visitando lugares de interés en horario de menos afluencia, aunque eso dependerá del tipo de perfil de viajero: "Hay un perfil de turista al que le gusta ver y disfrutar de lo que ve, pero hay otra gente que simplemente se quiere hacer la foto. Suena muy duro, pero es así". En este sentido, Medrano recuerda un caso, el de Nueva Zelanda, que pidió a sus 'influencers' por medio de una campaña que dejasen de compartir sitios archiconocidos en Instagram, como la cima Spread Eagle, para postear enclaves novedosos. "Tienen mucho poder los influencers en determinados colectivos. Quien se mueve en internet marca una línea, y al final parece que a la gente le han quitado la capacidad de pensar y descubrir. Creo que hay que ir a un sitio y descubrir la zona", sentencia en este sentido.

México
El redactor recomienda