The Hippie Trail: la historia de la ruta del amor libre más famosa de los setenta
  1. Viajes
Viajes

The Hippie Trail: la historia de la ruta del amor libre más famosa de los setenta

La miniserie de Netflix 'La serpiente' vuelve a recordar ese sendero que recorría desde Europa hasta Asia y donde los jóvenes compartían experiencias de todo tipo

placeholder Foto: Imagen: txmx-2 - Flickr
Imagen: txmx-2 - Flickr

Hubo un tiempo en que no todos los mochileros elegían el sudeste asiático como ese lugar para 'conocerse a sí mismos', solo los más valientes o desprendidos. En los años 70, un poco después de ese famoso verano del amor de 1967, los hippies que estaban ansiosos por buscar aventuras o expandir la mente solían subirse a un autobús, solo con lo puesto (quizá llevaban con ellos una guitarra, 'El libro tibetano de los muertos' o algunas sustancias psicotrópicas) y recorrían el llamado Hippie Trail.

La miniserie 'La serpiente' (2021, disponible en Netflix) ha vuelto a recordar ese recorrido que en otro tiempo fue famoso, hablando de una historia real: en aquellos años de paz y amor, en Bangkok corría la terrible historia del no menos terrible Charles Sobhraj, asesino en serie y estafador de origen indio y vietnamita, que se hizo famoso por robar y asesinar a algunos turistas occidentales en ese sendero hippie del sur de Asia durante aquella década setentera. Y es que el Hippie Trail tuvo un largo recorrido y adquirió popularidad desde los 50 hasta bien entrados los 70, cuando se produjeron los asesinatos.

placeholder 'La Serpiente' cuenta la historia del asesino Charles Sobhraj.
'La Serpiente' cuenta la historia del asesino Charles Sobhraj.

Se trataba de una forma de turismo alternativo, que irremediablemente recuerda a los mochileros que hoy en día abandonan la seguridad de sus hogares del primer mundo para recorrer países en vías de desarrollo.

El recorrido

Comenzaba en Europa (generalmente Londres, Atenas o Ámsterdam, aunque los estadounidenses podían empezar desde Luxemburgo) y llegaba hasta Estambul, donde el sendero se bifurcaba: la ruta del norte pasaba a través de Teherán, Herat, Kandahar, Kabul, Peshawar y Lahore hasta la India. Había otra ruta alternativa que transcurría por Siria, Jordania e Irak a Irán y Pakistán. En el este solían visitarse Delhi, Benarés, Goa, Katmandú o Bangkok. Algunos llegaban incluso hasta Sri Lanka.

placeholder Rutas posibles del sendero hippie. (Wikipedia)
Rutas posibles del sendero hippie. (Wikipedia)

Por supuesto, el avión no se concebía en este trayecto donde lo importante, además de las experiencias, era viajar en 'modo ahorro'. Los jóvenes (europeos como hemos señalado o estadounidenses, aunque también había australianos o incluso japoneses) solían viajar haciendo autoestop o en autobuses que seguían la ruta, aunque había algunos trenes que llevaban por una parte del camino.

En general solían parar en albergues conocidos o puntos de encuentro en el camino, donde compartían experiencias o marihuana. De hecho, Maureen y Tony Wheeler, fundadores de las guías 'Lonely Planet', se conocieron haciendo el sendero hippie, y disfrutaron tanto de la experiencia (cogieron una furgoneta, y al final de su viaje aterrizaron en Australia prácticamente sin un duro) que decidieron comenzar a escribir guías de viajes para poder compartir sus 'truquillos' con el resto del mundo.

Los jóvenes (europeos, estadounidenses, australianos o incluso japoneses) solían viajar haciendo autoestop o en autobuses que seguían la ruta, en 'modo ahorro'

Y es que a finales de los 60 y comienzos de los 70, todos aquellos que habían leído Siddharta y lo flipaban un poco con lo exótico y trascendental, podían cumplir los sueños recorriendo esta senda alternativa.

El boom de lo New Age y las estatuas de Buda para el jardín nos trajo la etapa más curiosa de Los Beatles, que comandados por George Harrison (quien tuvo la idea) asistieron en 1968 a una sesión de meditación en Rishikesh (India), aunque no realizaron la senda completa, claro. Los defensores del amor libre y el yoga podían visitar a la Kumari (la diosa viviente de Nepal) y volver a casa cuando faltase el dinero. Un particular camino de Santiago hippie.

Los defensores del amor libre y el yoga podían visitar a la Kumari (la diosa viviente de Nepal) y volver a casa cuando faltase el dinero

¿Y luego? Se complicaron un poco las cosas. O el ser humano las complicó, para ser más precisos, y en realidad la decadencia de la ruta no tuvo tanto que ver con Charles Sobhraj como con los conflictos que surgieron en países que antes habían sido hospitalarios.

Afganistán sufrió una invasión soviética que cerró la ruta por tierra a los viajeros occidentales. Líbano comenzó una guerra civil. El mundo comenzaba a globalizarse poco a poco y los viajes en avión se volvían más asequibles, algo impensable para aquellos que habían viajado en una época en la que no existían los móviles o el WiFi.

Afganistán sufrió una invasión soviética que cerró la ruta por tierra a los viajeros occidentales. Líbano comenzó una guerra civil. Los aviones se volvieron más asequibles

Todo parecía más sencillo entonces, los viajeros paraban en The Pudding Shop (Estambul), punto esencial en el camino, y se daban consejos, solucionaban problemas o mandaban cartas a algún ser querido que se encontraba lejos.

placeholder Fotografía antigua de The Pudding Shop. (Facebook)
Fotografía antigua de The Pudding Shop. (Facebook)

Eran los precursores, al fin y al cabo, de los mochileros actuales que no han inventado nada y que hasta el estallido de la pandemia se dirigían a Tailandia, Vietnam o Camboya en busca de aventuras. Fanáticos del amor, que creían que no había fronteras y se atrevían a salir de la comodidad del hogar en busca de nuevos lugares o conocimientos, pensando que todo el mundo era, por naturaleza, bueno. Quién puede culparles.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Viajes baratos Viajes Viajes en el mundo
El redactor recomienda