REDESCUBIERTA EN EL SIGLO XVII

Newgrange, la 'pirámide' perdida hace 4.000 años y que aún no se sabe quién la levantó

Corría el año 1622 cuando un grupo de trabajadores irlandeses se encontraba buscando piedras para la construcción en el condado de Meath. Llevan varias semanas trabajando

Foto: Newgrange, la 'pirámide' perdida hace 4.000 años. (CC/Wikimedia Commons)
Newgrange, la 'pirámide' perdida hace 4.000 años. (CC/Wikimedia Commons)

Corría el año 1.622 cuando un grupo de trabajadores se encontraba buscando piedras para la construcción en el condado de Meath, en la actual Irlanda. Llevaban varias semanas trabajando en la zona, muy rica en rocas voluminosas que después utilizarían en diversas edificaciones, cuando, de repente, se encontraron con algo absolutamente inesperado: tras levantar una piedra de gran tamaño, apareció lo que parecía la puerta de una cueva: cuando entraron, descubrieron que era algo hecho por el ser humano. Se trataba de Newgrange.

Pese a ser descubierto en el siglo XVII, no sería hasta mediados del siglo XX cuando los expertos decidieron ponerse manos a la obra para tratar de investigar qué era ese extraño lugar. Y quedaron sorprendidos ante el misterio que ofrecía. El equipo del profesor Michael J O'Kelly, del departamento de Arqueología de la Universidad de Cork, sería el encargado de excavar y restaurar este monumento, una labor que duró desde el año 1962 hasta 1975. Y lo que descubrieron les generó aún más preguntas para las que no tenían respuesta.

En realidad, aquello que habían encontrado aquellos trabajadores irlandeses no era una cueva, sino que era una estructura cerrada que había quedado sepultada por el propio montículo sobre el que se levanta, debido al paso de los años y a la falta de cuidados. Tras realizarle la preceptiva datación por radiocarbono, los expertos quedaron impresionados con su antigüedad: fue construido sobre el año 3.300 a. C. O, lo que es lo mismo, era 500 años más antiguo que la Gran Pirámide de Guiza o un milenio más que el famoso Stonhenge. ¿De qué se trataba?

Newgrange es, sin ningún lugar a dudas, el yacimiento arqueológico más famoso de Irlanda y posiblemente uno de los pasajes funerarios más impresionantes que podemos encontrar en medio mundo. Se trata de un enorme montículo hecho de piedra tallada, que cuenta en su interior con un pasaje de 18 metros de longitud que lleva a una cámara cruciforme. Esta cámara, a priori funeraria, tiene un voladizo de unos 6 metros y, en ella, aparecen grandes cuencas de piedra que podrían estar pensadas para incinerar a los difuntos. Sin embargo, durante las excavaciones solo encontrar los restos de cinco individuos.

Todo hace indicar que se trata de una tumba de carácter sagrado, pues además de la propia construcción cuenta a su alrededor que una serie inmesas piedras que forman una especie de anillo protector. Los expertos consideran que tuvo que está rodeado por treinta y siete de estas enormes rocas, si bien es cierto que durante las excavaciones del siglo XX solo llegaron a encontrarse doce. Además las investigaciones confirman que el anillo exterior fue levantado unos 1000 años después, aproximadamente en la Edad de Bronce. La propia leyenda dice que en su interior fueron enterrados los legendarios Reyes de Tara.

Pero, ¿qué es lo que hace tan misterioso a Newgrange? En primer lugar, quién levantó esta enorme estructura: es necesario tener en cuenta que para crear este túmulo se tuvieron que utilizar más de 200.000 toneladas de piedra de enorme tamaño, por lo que conocer qué civilización tenía los conocimientos avanzados tanto técnicos como de diseño para crear una edificación que sobreviviera más de cinco milenios es un verdadero enigma. A día de hoy, poco o nada se sabe sobre qué pobladores locales fueron capaces de llevar a cabo tan impresionante construcción.

Pero no es el único misterio que los rodea. Como ocurre con Stonhenge, existe solo un día en el año en el que Newgrange​ es más especial que el resto: cada año, en la mañana del solsticio de invierno -que sucede entre el 20 y el 23 de diciembre-, la luz del sol penetra los 18 metros de pasaje e ilumina todo el suelo de la cámara funeraria durante 17 minutos. Por tanto, descubrir qué civilización tenía los suficientes conocimientos arqueoastronómicos para generar este efecto también es un misterio, salvo que decidamos pensar que simplemente es fruto de la casualidad.

Cinco milenios después de ser levantada esta impresionante construcción, no solo sigue en pie en perfecto estado, sino que puede presumir de ser uno de los lugares de culto más importantes de Irlanda. Los expertos siguen trabajando con el objetivo de tratar de entender quién y por qué llevó a cabo la construcción de uno de los monumentos más Impresionantes del país gaélico. Newgrange​ sigue siendo todo un misterio para los investigadores y para los visitantes que acuden hasta el lugar: una colina que hace muchos años atrás fue un lugar de culto para una civilización desconocida.

Viajes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios