Stromboli y Filicudi

Estas islas italianas son puntos calientes para hacer viajes sexuales

Estos lugares se convierten en sitios de "peregrinaciones sexuales" y se les conoce como los "atolones de fertilidad"

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

Cuando se trata de viajes sexuales, los turistas buscan un lugar cálido, húmedo y vibrante con actividad sísmica.

Algunos creen que Stromboli y Filicudi, dos hermosas islas en el archipiélago de las Eolias en Sicilia, tienen poderes afrodisíacos mágicos ideales para aquellos que buscan, o intentan desesperadamente recuperar, el éxtasis de las noches apasionadas, recoge 'CNN Travel'. Por eso a menudo se les conoce como los "atolones de fertilidad".

Los residentes deben el estatus de “peregrinaje sexual” de las islas a sus paisajes “orgásmicos” de grutas apartadas, flora fascinante y volcanes evocadores, que están constantemente al borde de la erupción, señala 'New York Post'.

“Tantos solteros que vienen aquí para pasar las vacaciones acaban enamorándose y vuelven para celebrar su boda o el nacimiento de su hijo”, cuenta la dueña del negocio Luisa Paduano, cuyo restaurante Le Terrazze di Eolo recibe a muchos comensales románticos gracias a sus impresionantes vistas del Strombolicchio.

Volcán de Stromboli. Foto: iStock
Volcán de Stromboli. Foto: iStock

Una flor legendaria, el jazmín que florece de noche, exuda una fragancia seductora "tan abrumadora que puede provocar un mareo agradable".

“La llamamos 'dama de la noche'”, dice Paduano sobre la tímida flor, que parece un modesto arbusto verde durante el día pero se transforma en racimos de flores blanquecinas después de la puesta del sol. "Te hace sentir bien".

Una isla de fuego y pasión

La comerciante local de vinos Maria Puglisi cuenta a 'CNN': "Es un lugar muy sensual, una isla de fuego y pasión". “Puedes sentir las constantes vibraciones dentro de ti cada vez que el pináculo entra en erupción; es como si el volcán explotara en tu cuerpo”, añade.

El agua subterránea que hierve perpetuamente debajo del volcán de Stromboli, apodado el Gigante Negro, penetra las estructuras de cemento y piedra con calor día y noche, lo que lleva a los excursionistas a quitarse la ropa durante la caminata de ocho horas hasta la cima. Puglisi reveló a 'CNN' que algunos eligen postrarse para sentir mejor la tierra temblar.

“Es una experiencia orgásmica”, apunta y a continuación se refiere al montículo que se estremecía sugestivamente en el pronombre masculino: “Es culpable de excitar a la gente. Es un niño travieso".

Varias millas al suroeste, Filicudi tienta especialmente a las mujeres enamoradas, que vienen “a descubrir los andrajosos montículos marinos que rodean la isla, de las formas y colores más extraños”, apunta Nino Terrano, instructor de buceo de Delfini.

Isla Filicudi. Foto: iStock
Isla Filicudi. Foto: iStock

"Se dice que una de esas rocas, con forma de genitales masculinos, trae buena suerte: las niñas que la acarician terminarán encontrando un hombre, se casarán y tendrán muchos hijos", describe sobre la atracción geológica La Canna, un terreno de 278 pies.

Terrano también lleva a sus turistas excitados a la llamada Cueva de los Enamorados, una gruta discreta "que enloquece a las hormonas y ciega de deseo a la gente", cuenta.

Enzo Anastasi, propietario del Hotel La Canna, ofreció una evidencia anecdótica de la magia de la región: “Este lugar prepara el terreno para cualquier pasión que el destino te depare. Después de todo, aquí es donde conocí y me casé con mi esposa”, apunta.

Viajes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios