consejos básicos

¿Quieres empezar a bucear? Esto es lo que tienes que tener en cuenta antes de lanzarte

El verano es un momento ideal para hacer un bautismo de buceo. Si te apetece probar con una aventura de este tipo, no olvides tener en cuenta los siguientes consejos

Foto: Buzo. (Pixabay)
Buzo. (Pixabay)

El verano es una época perfecta para las aventuras acuáticas. El buen tiempo, la temperatura y, por qué no decirlo, la disponibilidad que nos otorgan las vacaciones propician durante este periodo del año un aumento de las ganas de aventura. Por eso, puede que algunos estén pensando en dar sus primeros pasos en el submarinismo.

Si ese es tu caso y estás decidido a dar el paso hacia el 'bautismo' de buceo, no olvides tener en cuenta las siguientes cuestiones antes de lanzarte hacia tu nueva aventura bajo el mar:

  • El buceo no es cosa de uno: bucear conlleva unos peligros, por eso, hasta los buzos más expertos procuran no hacerlo en solitario. En ningún caso, una persona novel debe sumergirse sin la compañía de un experto.
  • Escoger bien el traje de neopreno: cuando se va a elegir un traje de neopreno para practicar una inmersión, se deben tener en cuenta dos cosas: la talla, pues es necesario que se ajuste perfectamente, y la temperatura aproximada a la que estará el agua, ya que el tipo de traje cambia según las condiciones meteorológicas.

  • No olvidar nada: aunque parezca que con el neopreno basta, hay que tener en cuenta que la equipación completa consta también de capucha, guantes, botas, aletas de buceo y gafas.

  • De comida, lo justo: estar harto en el momento de la inmersión puede dificultarla, ya que podría producirse una pérdida de reflejos o somnolencia. Por otro lado, tampoco hay que sumergirse con hambre. Como en otras disciplinas físicas, es importante encontrar el equilibrio para contar con la energía necesaria.

  • Tener plena confianza en el instructor: para que todo salga bien, la tranquilidad es muy importante, por eso se recomienda hacer las primeras inmersiones acompañado de alguien que transmita confianza. Además, el instructor debe comunicar las instrucciones de manera clara y concisa para evitar posibles malentendidos y problemas.

  • No pasarse de iniciativa: en el buceo, la prudencia es un gran valor, por eso, y sobre todo en las primeras inmersiones, es importante seguir a rajatabla las instrucciones del monitor y mantener a raya los movimientos improvisados. Hay que recordar que el agua es mucho más densa que el aire, por lo que cualquier movimiento extra que realices contribuirá a que te fatigues mucho más que si lo hicieses fuera del mar.

  • Escoger bien el lugar: aunque el fondo marino de una zona sea increíble, no tiene por qué tratarse de un buen lugar para hacer una primera inmersión. Para las primeras veces bajo el mar, los expertos recomiendan elegir entornos libres de embarcaciones y con aguas tranquilas y templadas que permitan una alta visibilidad.

  • Ante la duda, consultar al médico: los cambios de presión pueden ser muy peligrosos, y para afrontarlos mantener la respiración adecuada es lo más importante. Por eso, para bucear es importante tener las vías respiratorias en plenas facultades, por lo que desde la compañía de seguros InterMundial recomiendan que ante la mínima duda sobre nuestro estado de salud antes de sumergirnos, lo mejor es consultar con el médico si es o no una buena idea hacerlo en ese preciso momento.

Viajes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios