áfrica, como nunca la habías visto

Safaris en Kenia: rutas entre animales para disfrutar a lo ‘Hakuna matata’

Leones, cebras, elefantes y muchas más especies le darán la bienvenida a su hábitat natural

Foto: Cebras en la sabana de Kenia
Cebras en la sabana de Kenia

“Hakuna matata, vive y sé feliz”. Quizá esta sea una de las frases más recordadas del ‘elenco Disney’, pues la película de ‘El rey león’ se convirtió en uno de los grandes éxitos de la factoría de dibujos animados desde su lanzamiento en 1994. Por eso, irremediablemente, cuando uno piensa hacer un safari por Kenia salta a la mente la idea de que entre los impresionantes paisajes que se contemplarán se oculta, quizá, un pequeño Simba planeando travesuras.

Enormes explanadas de sabana, vegetación baja y un sinfín de tonos dorados saldrán al paso de los que se animen a realizar un safari por Kenia. Existen rutas programadas que logran hacer de la experiencia una auténtica delicia, pues no solo se centran en la vida animal del territorio sino que también se conocen otros puntos interesantes del país. Con una primera parada en la capital, Nairobi, el viajero podrá presumir de haber estado en una de las ciudades más grandes de África.

Entre los atractivos de Nairobi destaca su Museo Nacional, donde se puede tomar el pulso a la historia del país para apreciar la cantidad de matices que se dispersan en cada uno de sus rincones. Después de esta experiencia urbanita, la Reserva Nacional de Samburu le recibirá con los brazos abiertos a unos 300 kilómetros hacia el norte de la capital. Es en este enclave donde conocerá las maravillas de la naturaleza, realizando un safari en el hábitat de especies endémicas tan conocidas como la cebra de Grévy –la más grande de su categoría– o el gerenuk de cuello largo –una gacela muchas veces comparada con las jirafas por la longitud de su esqueleto–.

Leones, gacelas, cebras y otras tantas especies convivirán en el mismo espacio que los aventureros. Los amantes de los elefantes tendrán suerte durante la jornada siguiente de su recorrido por Kenia, pues una enorme cantidad de estos paquidermos se concentra en el Parque Nacional de Aberdares. Los hoteles donde se alojarán se cimientan sobre pilotes para dejar pasar el agua que se aglutina en la zona. Estas charcas son las que utilizan los animales para saciar su sed, así que es más que posible que desde su habitación pueda ver algún que otro ejemplar de los que contemplará por la noche en otro safari.

Por la falla del Rift

Nada menos que 4.830 kilómetros componen la longitud total de la falla del Rift, una fractura geográfica que, debido a su gran tamaño, ‘pisa’ diferentes países africanos a lo largo de su recorrido. Tras la ruptura de la superficie terrestre hace unos 30 millones de años, las aguas que cubrían la región quedaron aisladas en lagos de diferentes extensiones, siendo uno de los más grandes el llamado Nakuru.

Con una superficie de 45 kilómetros cuadrados, este famoso lago keniano no es demasiado profundo. Su calado medio es de 2,3 metros, lo que le convierte en la ‘bañera’ ideal para elefantes, rinocerontes y otros animales de gran volumen; así como en una ‘fuente de agua’ perfecta para beber en el caso de la fauna de menor tamaño. Como en todos los humedales, las aves son una constante en el paisaje, y no hay que dejar pasar la oportunidad de vislumbrar
en primera persona los preciosos flamencos rosados que se contonean con sus largas patas sobre las zonas menos profundas del Nakuru.

La reserva más grande de África

La Reserva Natural Masai Mara será la siguiente parada. Considerada la reserva de vida salvaje más grande del continente africano, los expertos dicen de ella que es el “safari idílico de la película ‘Memorias de África’”. Basta echar un vistazo a la extensísima planicie de sabana para darse cuenta de que están en lo cierto: leones, guepardos y grandes manadas de herbívoros se dan cita en este paisaje plagado de contrastes cromáticos.

Antes de volver a Nairobi para poner fin a sus safaris y rutas a través de Kenia, aproveche la oportunidad de contemplar uno de los atardeceres más bonitos del mundo. El sol se despedirá de usted entre tonos anaranjados, fucsias y rojizos, deseándole un buen viaje de vuelta. Puede regresar contento a casa: se lleva en la memoria un sinfín de experiencias inolvidables. Ha sido feliz en Kenia. Hakuna matata.

Viajes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios