Es noticia
Almería: bares de tapas, qué ver y monumentos que no te puedes perder
  1. Viajes
para exprimir al máximo la ciudad

Almería: bares de tapas, qué ver y monumentos que no te puedes perder

Almería ha sido desde siempre un lugar de atracción para las diferentes culturas. La fundación de la ciudad se remonta al año 955, cuando los musulmanes se instalaron allí

Foto: Vista de la ciudad de Almería. (CC/Gernot Keller)
Vista de la ciudad de Almería. (CC/Gernot Keller)

Historia de Almería

Por su ubicación geográfica -enclavada entre las provincias de Murcia y Granada a orillas del Mediterráneo-, Almería ha sido desde siempre un lugar de atracción para las diferentes culturas. La fundación de la ciudad se remonta al año 955, cuando los musulmanes se instalaron en sus calles y bautizaron a la urbe con el nombre de Al-mariyat Bayyana. En su traducción al español, esta denominación se traduciría como 'torre de vigilancia', en alusión a la construcción de defensa que se alzó en el lugar.

Tal y como recuerda la página web del Ayuntamiento de Almería, “junto a la población autóctona se formó una república de marinos con sede en Pechina, cuya prosperidad se basaba en el comercio, especialmente con el norte de África. Pechina se engrandeció y adquirió características de verdadera ciudad, siendo Almería en los siglos IX y primera mitad del X el barrio marítimo de Bayyana, defendido por una torre vigía o atalaya para así controlar fácilmente la bahía”.

Para encontrar el origen de los asentamientos humanos en Almería, hay que remontarse a tiempos prehistóricos, en una época que podría acotarse aún más datándola en torno a la Edad del Bronce. Con el paso de los años, Almería sufrió cambios también en las culturas que poblaban su mapa. Así, en la época prerromana, los fenicios dejaron su huella antes que los propios romanos, los almohades o los cristianos.

El día después de la Navidad de 1489, los Reyes Católicos tomaron Almería. Puesto que la urbe no estaba cerca de ninguna ruta comercial con el Nuevo Mundo, su economía sufrió un fuerte declive que la sumió en la pobreza. Además, un gran terremoto asoló la ciudad en 1522, provocando la destrucción casi absoluta de su población -solo sobrevivieron 700 personas, que se asentaron alrededor de la Catedral que por entonces se estaba construyendo–.

Alcazaba de Almería

Cuando uno transita por la autopista que 'sobrevuela' Almería, destaca sobre el horizonte la alcazaba de la ciudad. Esta construcción, que puede presumir de ser la ciudadela más grande de las levantadas por los árabes en España, empezó a alzarse en el año 955 bajo las órdenes de Abderramán III. Sin embargo, fue otro gobernante quien puso fin a la obra: Hayrán, rey taifa de Almería, depositó su última piedra en el siglo XI.

Bajo el reinado de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón -y, posteriormente, de Carlos I–, la alcazaba almeriense sufrió una serie de reformas que la dotaron de un nuevo aire. De hecho, uno de los tres recintos amurallados de la ciudadela fue levantado por los propios Reyes Católicos. Además, esta fortificación también se utilizó como residencial real, y desde sus estancias se podían contemplar impresionantes vistas de toda la ciudad de Almería.

En la actualidad, permanece conservado el palacio de Al-Mutasin, del que todas sus estancias, mezquita y baños dan testimonio 'vivo' de lo que antaño supuso el día a día en la alcazaba. Tan importante resulta esta obra almeriense que en 1931 se declaró Monumento Histórico y Artístico; 54 años más tarde, tanto la alcazaba como las murallas que la rodean -conocidas como murallas del cerro de San Cristóbal- consiguieron el título de Bien de Interés Cultural.

HORARIOS Y PRECIOS DE LA ALCAZABA

La alcazaba puede disfrutarse de manera gratuita en una visita de una hora y media de duración. La entrada se realiza por la calle Almanzor s/n; y el teléfono de contacto es el 950 80 10 08.

- Del 16 de junio al 15 de septiembre:
De martes a sábado: de 9:00 a 15:30 -abierto para actividades de 19:00 a 22:00-.
Domingos y festivos: de 9:00 a 15:30.

- Del 16 de septiembre al 31 de diciembre:
De martes a sábado: de 9:00 a 18:30.
Domingos y festivos: de 9:00 a 15:30.
Cerrado los lunes laborables.

- Del 1 de enero al 31 de marzo:
De martes a sábado: de 9:00 a 18:30.
Domingos y festivos: de 9:00 a 15:30.

- Del 1 de abril al 15 de junio:
De martes a sábado: de 9:00 a 20:30.
Domingos y festivos: de 9:00 a 15:30.

Cable Inglés

Aunque su nombre indique lo contrario, el 'cable inglés' de Almería no es fino, endeble, ni transporta electricidad. Sin embargo, sobre él sí transitaba otro tipo de contenido. Esta construcción de metal -ubicada en la playa de las Almadrabillas, justo al lado del puerto de la ciudad- fue antaño utilizada como un cargadero de mineral. Ejemplo de la arquitectura de hierro propia de nombres tan famosos como Gustave Eiffel -artífice de la conocidísima Torre Eiffel parisina-, el Cable Inglés está firmado por la escuela del ingeniero galo.

El objetivo para el que se construyó este cargadero fue dar salida por mar a la gran cantidad de material que se acumulaba en Almería procedente de las granadinas minas de Alquife. Cargar un buque con 8.000 toneladas de metal suponía 10 días de trabajo, pero con la ayuda del Cable Inglés la tarea se reducía a 10 horas. Por su gran utilidad, en 1902 el Gobierno concedió permiso a The Alquife Mines and Railways Company Limited para que empezara la obra: en total, se emplearon para terminarla más de 3.800 toneladas de acero, 8.000 metros cuadrados de madera y más de un kilómetro de vías de tren.

Dos años duraron los trabajos en el Cable Inglés hasta que, el 20 de abril de 1904, el rey Alfonso XIII acudió a Almería para inaugurarlo. Desde entonces estuvo en uso, pero en 1980 el Ministerio de Obras Públicas frenó su actividad y en 1998 se declaró Bien de Interés Cultural de Andalucía.

Catedral de Almería

Los que hayan tenido el privilegio de pasear por Almería se habrán dado cuenta de que su Catedral no responde al clásico ejemplo de edificio religioso con grandes torres, cúpulas redondeadas y techos empinados. Esta ciudad andaluza puede presumir de tener una Catedral única en su género, pues es una catedral-fortaleza con portada renacentista terminada en el siglo XVII con doble función. Por un lado, congregar a los fieles para el culto; por otro, defender a los lugareños de los ataques firmados por los piratas berberiscos.

Declarada Monumento Histórico-Artístico en 1931, la advocación de esta Catedral es a Santa María de la Encarnación. El impulsor de su construcción fue Fray Diego Fernández de Villalán, obispo de Almería, que, después de sufrir en primera persona el terremoto que asoló la ciudad a principios del siglo XVI, decidió levantar templo en torno al cual pudieran hacer vida los únicos 700 supervivientes del seísmo.

Llama la atención la portada del templo, que simboliza la puerta de acceso al cielo prometido diseñada en dos niveles separados: la que prima la arquitectura con sus cuatro columnas elevadas y la que muestra predilección por el simbolismo -a través de una serie de imágenes que difunden las ideas propagandísticas del rey Carlos V-. El escudo de este monarca preside el centro de la entrada principal de la Catedral.

HORARIO DE VISITA Y PRECIOS

La Catedral de Almería puede visitarse por un precio de cinco euros en los siguientes horarios:

- De lunes a sábado: de 10:00 a 19:00.
- Domingos: de 13:30 a 19:00.

Las misas se realizan a las 20:00 de lunes a domingo. Los domingos también se celebra otra a las 11:30.

Refugios de la Guerra Civil

Bajo la plaza Manuel Pérez García de Almería, se encuentra un testigo 'vivo' de la historia de España. Debajo del transitar diario de turistas y lugareños, se 'esconden' los pasillos donde, durante la Guerra Civil, miles de almerienses protegían su vida de las bombas que caían desde el aire. Estas galerías subterráneas, diseñadas por el arquitecto Guillermo Langle, están situadas a nueve metros bajo tierra y se extienden por el mapa durante 4,5 kilómetros.

Estos búnkeres, que empezaron a diseñarse en 1936 y se finalizaron en 1938, son uno de los refugios abiertos al público más grandes de Europa. Los que tengan oportunidad de visitarlos vivirán en su propia piel el terror que se siente al escuchar el ruido de la calle sin saber lo que pasa en el exterior, aunque el sonido provenga del inofensivo circular de un coche.

En el interior del refugio se conserva la despensa y la enfermería-quirófano donde se atendía a los enfermos durante los bombardeos; así como los bancos corridos durante todo el pasillo que servían como asiento en las interminables horas bajo tierra. Aún pueden leerse algunos mensajes escritos en la pared -de 60 centímetros de puro hormigón-, e incluso verse los dibujos de los niños pequeños que acompañaban a sus padres.

HORARIO DE VISITA Y PRECIOS

Los refugios de la Guerra Civil de Almería pueden visitarse en los siguientes horarios:

- Del 1 de junio al 30 de septiembre:
De martes a jueves, y domingos: de 10:30 a 13:30.
Viernes y sábados: de 18:00 a 21:00.

- Del 1 de octubre al 31 de mayo:
De martes a jueves, y domingos: de 10:00 a 13:00.
Viernes y sábados: de 17:00 a 21:00.

Los lunes, estos búnkeres cierran al público.

La visita puede realizarse comprando el tique de acceso a un precio de tres euros, coste que se reduce hasta los dos euros en el caso de los menores de 18 años y los mayores de 64. Los niños menores de seis años entran gratis.

Bares de tapas en Almería

Si hay algo que llame la atención a nivel gastronómico en Almería, son sus tapas. El gran tamaño de estos acompañamientos que se sirven con la bebida -algunas tan generosas que saciarán a los estómagos más exigentes- suele ser la tónica habitual en los bares, que atraen clientes con una amplia variedad de sugerencias. Desde los clásicos 'chérigans' hasta propuestas más innovadoras, como platos de pasta con salsas de receta propia, salir de tapas en esta ciudad Andaluza se convierte en todo un lujo para los paladares.

Estos son algunos de los bares donde puedes disfrutar de las tapas de Almería, pero lo mejor es darse un paseo y dejarse caer por cualquier sitio donde veamos que tienen la terraza a rebosar.

- Casa Puga: esta taberna lleva sacando platos de sus fogones desde 1870, año en que la principal función del establecimiento era servir como posada y lugar donde guardar los carruajes. A lo largo del tiempo, por sus cocinas han pasado diferentes generaciones que han conseguido hacer de este bar uno de los más populares de Almería. Sus tapas las han probado personajes tan famosos como José Mercé o el periodista Carlos Herrera, pero también Ginés Morata, el científico que ganó el Premio Príncipe de Asturias de investigación científica en 2007.

Entre las tapas que se pueden pedir en Casa Puga están la aguja a la plancha; los fundidos de morcilla o sobrasada; la empanada de beicon, dátil y queso; la mojama con almendras; el paté de anchoas, o los pinchos morunos.

Casa Puga: en calle Jovellanos 7.

- Taberna Nuestra Tierra: en su página web, este establecimiento se define como la “cocina típica almeriense hecha tapa”. Entre sus 'clásicos' no pueden faltar el lomo con pimientos asados y ajoblanco; el huevo con jamón y cebolleta frita, o la hamburguesa con canónigos y cebolla caramelizada.

Además, en este bar se pueden pedir tapas 'gourmet' por 3,50 euros cada una, entre las que se incluyen el tartar de arenque ahumado sobre sorbete de manzana verde, la presa ibérica con salsa de boletus o las carrilladas ibéricas con salsa mozárabe (estas últimas, por cuatro euros).

Taberna Nuestra Tierra: en calle Jovellanos 16.

- El Quinto Toro: este establecimiento, según ellos mismos se encargan de recordar, es uno de los bares “con más solera de Almería”. Decorado con temática taurina, entre su carta de tapas se pueden encontrar albóndigas o el remojón de San Antón, una ensalada de bacalao y patata típica de Huéscar. Además, entre sus 'clásicos' no pueden faltar las patatas a lo pobre con huevo frito, manjar que ensalza el periodista Carlos Herrera en su cuenta de Twitter.

El quinto toro: en calle Juan Leal, 6.

Almería Noticias de Andalucía
El redactor recomienda