Juan Vargas

Madrid, 19 sep (EFE).- La portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, confía en que su formación haga un buen papel en la reedición de las elecciones generales, al considerar que es el único partido "del que no se avergüenzan los españoles esta semana", tras verse abocados a volver a las urnas, y el que tiene "el mensaje más fresco".

En una entrevista con Efe, Monasterio ha desdeñado las encuestas que apuntan a un retroceso de Vox, dado que está acostumbrada a "desconfiar" de los sondeos y, ha apuntado, "una oscilación del voto del 2 % puede hacer duplicar los escaños" al partido de Santiago Abascal.

"Espero que muchos españoles vengan otra vez a nuestros mítines y les consigamos ilusionar, porque hoy el programa de Vox es más necesario que nunca", ha declarado, al tiempo que ha lamentado que no haya un Gobierno cuando existen "signos de una recesión económica" y emergencias como las inundaciones causadas por la gota fría en el sureste peninsular.

Con la campaña electoral a la vuelta de la esquina, Monasterio ha confirmado que estará "en los mítines", pero sin perder de vista la "prioridad" de cumplir con su "papel de oposición" en la Asamblea madrileña, que estima "muy necesario".

En la Comunidad de Madrid el PP y Ciudadanos gobiernan en coalición gracias a los votos de la formación de extrema derecha, que ahora aspira a condicionar los próximos presupuestos regionales, en los que tratará de "hacer una auditoría de subvenciones", eliminar el "gasto superfluo" o "proteger a la familia".

Respecto a la solidez de la alianza PP-Ciudadanos, Monasterio ha comentado que "la pregunta hay que hacérsela" al partido naranja, si bien considera que estas formaciones "entran en conflicto" a la hora de "repartirse puestos", pero no en cuanto a sus políticas, porque "tienen un discurso común".

En este discurso incluye, incluso, al PSOE, ya que observa un "consenso progre" entre los tres partidos para evitar hablar "de género, de inmigración o de la falta de libertad de la memoria histórica".

"A algunos les asusta nuestra incorrección política, pero le asusta a los políticos, la gente en la calle la agradece, porque estamos hablando de lo que la gente habla en las cenas de sus casas y que hasta ahora (...) no les dejaban decir, porque aquí se ha creado un mantra por parte de la mayoría de los políticos de este consenso progre", ha sostenido.

Monasterio ha criticado, por ejemplo, que "la mayoría de nuestros políticos tienen unos programas antifamilia" y ha agregado que "si a los jóvenes no les ayudamos a tener un trabajo con un salario digno y acceso a la vivienda jamás van a formar una familia".

"Lo que hay en España no es una brecha de género; hay una brecha de maternidad. Yo si voy a una empresa y digo que tengo cuatro niños, probablemente no sea la preferida para contratar", ha alegado.

La portavoz también ha apuntado que "eliminaría" la Comisión de Mujer que existe en la Asamblea o, en todo caso, la haría también "de Hombre", para no "negar la igualdad" y abordar "problemas específicos" del género masculino, como sus tasas de "accidentes laborales" o de "suicidios" superiores a las de la mujer.

Asimismo, ha censurado la "imposición totalitaria de las leyes de género" en el ámbito educativo, donde opina que obligan "a todos los colegios al mismo menú de género y a los mismos talleres".

"Si un colegio quiere tener talleres, muy bien, que lo pongan en su programa, y el padre que quiera lleve a su hijo a ese colegio, pero el que no quiera lo lleva a otro", ha indicado.

Con todo, ha asegurado que su partido tiene "un programa social" con el que la izquierda "puede coincidir en algunas cosas", como por ejemplo "defender la familia" o combatir la problemática del juego, de la cual estima que PP y Ciudadanos "no quieren hablar". EFE

jvc/scr/bal

1011825

(foto) (vídeo) (audio)