Madrid, 19 sep (EFECOM).- El Tesoro Público español ha colocado este jueves 3.970 millones de euros en deuda a medio y largo plazo de varias denominaciones que, en el caso de los bonos a tres años, obligaciones a 30 años (vida residual de 13) y a quince años, han salido a un menor interés marginal.

Según los datos de la subasta, en concreto, los bonos a tres años se han vendido a un interés del -0,452 %, aún más negativo que el aplicado en la puja anterior cuando fue del -0,448 %.

De este tipo de deuda, el Tesoro ha adjudicado 1.200 millones.

Igualmente, España ha vendido 885 millones de euros en obligaciones a 30 años (vida residual de 13 años) que han salido a un rendimiento del 0,372 %, muy inferior al 0,608 % anterior.

Asimismo, en obligaciones a quince años, el Tesoro ha colocado 805 millones de euros, a un interés también menor, del 0,658 %, frente al 0,890 % previo.

Por el contrario, en la deuda a diez años, de la que ha vendido 1.080 millones, España ha elevado el interés aplicado hasta el 0,222 %, desde el 0,190 % anterior.

Pese al incremento en el interés de las obligaciones a diez años, la subasta ha recibido una fuerte demanda por parte de los inversores que han solicitado algo más de 7.855 millones de euros.

El analista de XTB Joaquín Robles ha destacado que la economía española sigue disfrutando de una financiación a tipos bajos, que le está ayudando a rebajar su coste medio de deuda.

El Ministerio de Economía anunció a principios de mes una nueva reducción del volumen de emisiones netas de deuda previstas para 2019 hasta 20.000 millones, casi un 43 % inferior a estimado a principios de año, y que supone la cifra más baja desde 2007, según ha recordado.

Para el analista, la inestabilidad política que vive España, que celebrará nuevas elecciones generales el próximo 10 de noviembre, "no está afectando a los intereses de deuda, ya que por el momento los inversores mantienen la confianza en España, pues no tiene dudas de que seguirán cumpliendo con los objetivos impuestos por Bruselas".

Asimismo ha recordado que el miedo a una desaceleración económica, unida a una política monetaria más laxa por parte del Banco Central Europeo (BCE), está ayudando a mantener fuerte la demanda de deuda soberana.

La subasta de hoy es la segunda que ha celebrado el Tesoro esta semana, ya que el martes colocó otros 1.800 millones de euros en letras a 3 y 9 meses que, en el primer caso salieron a un interés aún más negativo.

La puja del martes fue la primera que llevaba a cabo España después de que el BCE anunciara un nuevo paquete de medidas de estímulo para apoyar la economía ante el debilitamiento de la zona del euro.

Entre esas medidas, el organismo volverá a comprar deuda de la zona del euro por valor de 20.000 millones mensuales desde el 1 de noviembre y durante el tiempo que sea necesario "para reforzar el impacto expansivo de sus tasas de interés". EFECOM