Antonio Martín Guirado

Madrid, 19 sep (EFE).- Doce historias, cuatro países implicados y una idea que vertebra el formato: todo discurre en una sala de interrogatorios policiales. Así de innovadora es "Criminal". "Hoy día es difícil tener una gran idea, tan simple y clara", afirma a Efe Eduard Fernández, uno de los protagonistas.

Esta nueva serie de Netflix, que se estrena mañana, cuenta con tres capítulos españoles rodados en rodada en el centro de producción de la plataforma en la Ciudad de la Tele (Tres Cantos, Madrid) y apuesta por el enfrentamiento dramático entre detectives y sospechosos.

Un pulso psicológico de altura donde cualquier detalle puede resultar clave en ese intercambio de información que puede desembocar en la formulación de cargos contra los detenidos.

"Plataformas como Netflix sirven para hacer cosas distintas", sostiene Fernández. "Hoy día, con tanto consumo de series, es difícil tener una gran ida, tan simple y clara. Parece que les ha salido bien. Es bonito ir descubriendo en cada capítulo a la persona que hay detrás de ese mentiroso o ese psicópata. Es un gran regalo para un actor", añade.

La puesta en escena, que incluye también algunos momentos en la sala de observación y en los pasillos de las comisarías, recuerda completamente al teatro y, de hecho, Carmen Machi, otra de las protagonistas de los capítulos españoles, considera que "se podrían llevar perfectamente a un escenario".

"Vivimos con gran entusiasmo este proyecto desde que nos lo ofrecieron", valora la madrileña, quien recalca la intensidad del rodaje, con jornadas de más de diez horas sin parar y tomas de más de 30 minutos sin cortes para luego contar todo el espectro del personaje en apenas 45 minutos.

"Es emocionantísimo", reconoce. "Tienes que venir con el texto muy aprendido antes de ensayar para el juego que te proponga el director. El nivel de juego es fabuloso. Ha sido muy reconfortante y divertido de hacer. Teníamos la sensación de hacer algo bueno. No fue fatigoso, sino estimulante", agrega.

Machi aplaude la valentía de la propuesta, apostando por espacios cerrados y sin concesiones para el espectador. "Está muy bien el ‘crescendo’ y el arco de los personajes, con un guion muy bien estructurado, arriesgado, valiente y sin miedo a aburrir", sostiene.

En los capítulos españoles, dirigidos todos por Mariano Barroso, y escritos por Alejandro Hernández y Manuel Martín Cuenca, también aparecen Emma Suárez, Álvaro Cervantes e Inma Cuesta, entre otros.

"El formato es absolutamente novedoso", señala Cuesta, a la que le "sedujo" todo sobre el proyecto, especialmente la posibilidad de interpretar a una criminal.

"Mi personaje estaba muy bien escrito y el reparto ayuda: un actor se crece ante la mirada del otro, y si tienes delante a Álvaro o a Emma, el viaje se hace muchísimo mejor. Rodar una secuencia de 13 páginas sin cortes ayuda bastante a armar ese arco", asegura.

En ese sentido, Cuesta explica que no recuerda haber rodado jamás una secuencia de 40 minutos, como hizo en "Criminal".

"Para mí fue el éxtasis. Fue muy emocionante. Había un flujo de energía y tensión. He disfrutado del vértigo y del miedo", argumenta.

Cervantes, que encarna a uno de los detectives junto a Emma Suárez, afirma que le pareció "un lujo presenciar el nivel de entrega" ofrecido por sus compañeros de reparto.

"En esa sala uno es dueño del trabajo y no siempre es así. Aquí está todo muy recogido y cuidado para mantener la tensión, pero la espina dorsal del proyecto es el texto y el viaje de los personajes", comenta.

Los otros territorios involucrados en la serie son Francia (dirigidos por Frédéric Mermoud), Alemania (Oliver Hirschbiegel) y Reino Unido (Jim Field Smith), con episodios en los que aparecen intérpretes de talla internacional como David Tennant, Hayley Atwell o Nathalie Baye. EFE

mg/agf