Antonio Martín Guirado

Madrid, 12 sep (EFE).- El actor Alan Cumming está orgulloso de su sexualidad y no lo oculta. Por eso le parece tan relevante que, en un país que Donald Trump "gobierna usando el miedo hacia el diferente", exista un drama emitido por una cadena generalista en EEUU ("Instinct") que cuenta con un protagonista homosexual.

"Es genial y terrible a la vez", ha dicho el actor escocés (Eli Gold en "The Good Wife" y "The Good Fight) en una entrevista con Efe, respecto a su personaje protagonista.

"Genial -precisa-, porque finalmente ha ocurrido, y terrible porque ha tardado tanto. La razón es que esto es la industria del espectáculo y las cadenas son máquinas de hacer dinero: no hacen las cosas necesariamente por amor al arte o por el deseo de contar una historia”.

"Hay fórmulas que funcionan; les gustan a la gente y hacen dinero, así que los ejecutivos se aferran a ellas. Por eso es importante que una cadena generalista (CBS) apostara por este formato con un giro así”, explicó el ganador del Globo de Oro por "The Good Wife".

"Para mí es importante y positiva la manera en que se cuenta la historia, porque la sexualidad del personaje es lo quinto o sexto más interesante sobre él", ha añadido.

La segunda temporada de "Instinct" regresa este martes a Fox Life y vuelve a seguir la pista al doctor Dylan Reinhart (Cumming), un ex agente de la CIA que colabora con la policía de Nueva York en la resolución de asesinatos gracias a sus conocimientos de criminología, esta vez junto a un antiguo compañero que rivaliza con él en brillantez e ingenio para exprimir a los sospechosos.

En la trama, asimismo, tendrá peso el deseo de Andy, marido de Dylan, de acelerar el proceso de adopción de su hijo.

"La sexualidad de Dylan no es lo que define al personaje. Generalmente, los personajes homosexuales en la televisión vienen definidos por su sexualidad y sus problemas al respecto son el motor de la historia. Generalmente se retratan de forma negativa, así que está bien ver a un personaje rico en matices y que resulta ser gay", ha detallado Cumming.

El reparto de la serie lo completan Bojana Novakovic, Naveen Andrews, Daniel Ings y Michael B. Silver.

El artista, un gran activista en la lucha por la igualdad, tiene su propia teoría acerca del populismo que, en su opinión, sobrevuela EEUU desde la llegada de Trump al poder.

"Los movimientos migratorios de refugiados llegando a EEUU inquietan a la gente, pero el miedo se instala cuando son los políticos quienes dicen que esas personas llegan para robarles sus puestos de trabajo. Tenemos líderes electos que incitan esos sentimientos. Trump gobierna usando el miedo al diferente", afirma.

En ese sentido, Cumming recuerda estremecido uno de los discursos de Trump antes de llegar a la Casa Blanca, donde dijo que los mexicanos que llegaban a EEUU eran "criminales" y "violadores".

"Eso ya daba una idea de cómo iba a gobernar. Y aún lo hace: busca que la gente tenga miedo y se sienta amenazada. Pero tampoco puedes acusar a la gente de intolerante o de tener prejuicios cuando las leyes no son iguales para todos. No les puedes culpar por no pensar que todas las personas somos iguales", ha declarado.

Cumming, un ilustre secundario durante gran parte de su carrera, con títulos en su haber como "Emma", "GoldenEye" o "X-Men 2", se dio a conocer al gran público sobre todo con "The Good Wife", donde interpretaba al asesor de campaña del corrupto Peter Florrick.

"Nunca había hecho un personaje durante tanto tiempo y, cada vez que terminábamos de rodar una temporada -comentó-, trataba de buscar un personaje diametralmente opuesto. Pero es cierto que la gente lo recuerda y pide que vuelva a "The Good Fight" (serie escindida de "The Good Wife").

"Es un personaje que me hizo crecer como actor y como persona", ha finalizado. EFE

mg/aga/aam

(recursos archivo en www.lafototeca.com Cod:11466249 y otros)