Calpe (Alicante), 25 ago (EFE).- El irlandés Nicolas Roche (Sunweb), nuevo líder de la Vuelta a España, no tenía palabras para explicar su sentimiento de volver a enfundarse la camiseta roja de líder 6 años después de vivir la experiencia en 2013, algo que no se esperaba y que empezó a creer a 20 kilómetros de meta.

"Estoy muy contento, no hay palabras para explicar esta sensación. La verdad es que por la mañana no había pensado en esta posibilidad, pero cuando quedaban 20 kilómetros e íbamos escapados 6 corredores, vi que los 2 segundos respecto al líder los podía conseguir. Ha sido una sorpresa muy bonita".

Roche nació hace 35 años en Yvelines. Es el hijo de Stephen Roche, exciclista ganador del Tour, Giro y Campeonato del Mundo en 1987. Además es primo del ciclista Daniel Martin, que milita en el Emirates.

En el descenso de la Cumbre del Sol, Roche se planteó ganar la etapa como prioridad ante el maillot rojo, pero se encontró con un Nairo Quintana que fue el más fuerte del grupo de 6 escapados.

"Quintana ha sido el más fuerte y se ha marchado en el momento más oportuno. Ha sido una buena maniobra táctica y hay que felicitarle".

Aunque no pudo obtener su tercera victoria en la Vuelta, Roche se mostró "feliz con la camiseta roja".

"No sé si hubiera preferido ganar la etapa al maillot rojo. Ya he ganado dos y una tercera hubiera sido un sueño, pero me conformo, voy a tratar de disfrutar del liderato y trataré de defender la roja todo lo que pueda. No quiero decir cuanto tiempo porque la vez que dije algo me duré solo un día".

El nuevo líder de la Vuelta obtuvo la victoria en la meta del Monte da Groba en 2013 y en la de Riaza en 2015. EFE