Madrid, 19 jul (EFE).- Los precios de los abonos del Rayo para Segunda han desatado a lo largo de la semana un conflicto entre numerosos socios del club, que los consideran elevados, y la directiva, que ha decidido incrementarlos respecto a otras temporadas debido al canon que les ha impuesto la Comunidad de Madrid por la cesión de su estadio.

Tras conocer el precio de los abonos, dieciséis peñas del Rayo emitieron un comunicado contra la directiva en el que aseguraban que los precios aumentaron considerablemente, según la zona del estadio, respecto al último año en Segunda en la temporada 2017/2018.

El comunicado fue la antesala de las pintadas que han sufrido esta semana las paredes del estadio de Vallecas, en las que se han podido leer frases como 'Nosotros somos el Rayo', 'Boicot a la subida de precios', 'Femenino sí, Presa no', o 'Presa vete ya'.

Con estas acciones, parte de esa masa social del Rayo llamó a un boicot a la renovación de abonos para que la directiva rectificase, algo que, según ha podido saber EFE, no está en los planes.

En cuanto a la subida de precios, desde el club aseguran que las tarifas responden al nuevo acuerdo de cesión del estadio firmado con la Comunidad de Madrid este mismo mes de julio y por el cuál el Rayo tendrá que asumir una tasa anual de casi medio millón de euros hasta 2039.

"Son pagos en especie, impuestos, auditorías y otros abonos los que nos pide la Comunidad cada año y eso repercute, inevitablemente, en los precios para ver el fútbol", declaran a EFE fuentes del club, que justifican de esta forma el aumento de entre quince y veinticinco euros los abonados respecto a hace dos campañas.

Esta medida de la directiva, que ha enfadado a parte de la masa social, no ha repercutido por el momento en el ritmo de abonados, que se sitúa entre los cuatrocientos y quinientos diarios, muchos de ellos, a diferencia de otros años, realizándose por internet.

Otro de los aspectos que mayor malestar ha tenido entre la afición es el de la creación de un abono femenino independiente cuyo coste máximo para un abonado adulto del equipo masculino es de 50 euros, lo que supone una media de tres euros por partido.

Desde el club declaran a EFE que "la profesionalización de las jugadoras, el aumento de los salarios y los costes derivados de la competición" obligan a ello, aunque también la "búsqueda de la igualdad entre hombres y mujeres, con un abono específico para cada uno".

El Rayo Vallecano está haciendo un equipo con numerosas jugadoras internacionales para competir en la nueva Liga Pro femenina. En la plantilla siguen la argentina Yael Oviedo, la venezolana Oriana Altuve y las chilenas Carla Guerrero y Camila Sáez, y se han incorporado la delantera montenegrina Sladjana Bulatovic y la centrocampista argentina Ruth Bravo. EFE

1011041