París, 19 jul (EFE).- La investigación llevada a cabo por la Asamblea Nacional francesa sobre los supuestos excesos cometidos por el dimitido ministro de Ecología, François de Rugy, cuando presidía la institución ha concluido que las cenas que éste organizó fueron siempre "cenas profesionales".

Acusado de haber organizado banquetes lujosos para amigos de su mujer y familiares, De Rugy dimitió el pasado martes para poder defenderse de las afirmaciones realizadas por la web de investigación "Médiapart".

Ahora, la investigación parlamentaria que será publicada el próximo martes, pero que ya ha sido adelantada este viernes por los medios franceses, concluye que aquellos encuentros tenían un motivo profesional y que, por lo tanto, no violaron los códigos deontológicos de la institución.

El informe también descarta que la mujer de De Rugy hubiese comprado un secador de pelo bañado en oro por 499 euros, como fue publicado en la prensa francesa.

El ahora presidente de la Asamblea Nacional, Richard Ferrand, planteará la revisión del código deontológico de la Cámara baja para que no se produzcan nuevos casos similares.

Las fotos del dimitido ministro con langostas y bebiendo champán y vinos caros en suntuosas mesas de banquete provocaron la indignación pública y lo llevaron a abandonar la cartera de Ecología, pese a haber recibido públicamente el apoyo del presidente, Emmanuel Macron. EFE