(Actualiza octavo, noveno y décimo párrafo, tras el entrenamiento vespertino del Atlético de Madrid)

Los Ángeles de San Rafael (Segovia)/Soria, 19 jul (EFE).- El Atlético de Madrid estrena este sábado una nueva era, liderada de nuevo por Diego Simeone, pero con cambios sustanciales en un equipo rearmado con tanta inversión como rotundidad y que afrontará su primer test de pretemporada en el Memorial Jesús Gil y Gil frente al Numancia en Burgo de Osma, con el debut del portugués Joao Félix, su fichaje más flamante, en el foco.

Superada la primera fase de la preparación veraniega, con dos semanas de exigencia física, insistencia táctica y afinada puesta a punto en Los Ángeles de San Rafael, en la sierra segoviana, donde el equipo ha adquirido la base de la carga de trabajo para el nuevo curso, llega el primer amistoso... Y el debut de muchos futbolistas.

Ya no están ni Diego Godín ni Juanfran Torres ni Filipe Luis, esenciales durante toda la era Diego Simeone. Ni tampoco Antoine Griezmann, el mejor goleador del equipo en el último lustro y del club en las cuatro décadas más recientes. Se ha marchado al Barcelona. También se han ido Rodrigo Hernández y Lucas Hernández.

Son bajas notables para el equipo y el grupo, pero el club ha respondido con fuerza en el mercado, como el aspirante que es a todo actualmente en cada temporada.

Han llegado ocho incorporaciones con una inversión cercana a los 250 millones de euros: los defensas Kieran Trippier, Felipe Monteiro, Mario Hermoso y Renan Lodi; los medios Marcos Llorente y Héctor Herrera; y los atacantes Iván Saponjic y Joao Félix, sobre el que se centran las miradas por sus indudables cualidades, por su precio (126 millones de euros) y por las enormes expectativas que genera su talento.

Su debut está ya a punto, este sábado contra el Numancia, como seguramente el de cada uno de los futbolistas incorporados al equipo durante este verano, aunque no todos juntos desde el once, en el que Diego Simeone ha trabajado ya de forma meticulosa durante estas dos semanas para que no haya ninguna fisura en un bloque compacto.

A la espera de José María Giménez, Thomas Partey y Santiago Arias, aún de vacaciones, y pendiente de Koke Resurrección, con unas molestias en el muslo, se espera que Simeone, al menos en un tiempo, una en el mismo once todos, o casi todos, los trazos dados hasta ahora de la alineación que idea para el inicio de la competición.

A Jan Oblak, en la portería; a Kieran Trippier, Stefan Savic, Mario Hermoso -fichado el pasado jueves- y Renan Lodi, en la defensa; a Joao Félix o Koke Resurrección, Marcos Llorente, Saúl Ñíguez y Thomas Lemar, en el centro del campo; y a Diego Costa y Álvaro Morata en el frente de ataque, según las pruebas de este viernes en el último entrenamiento en Los Ángeles de San Rafael.

También habrá minutos para Víctor Machín, 'Vitolo', y el resto de hombres de la primera plantilla para esta temporada, con la duda de Nikola Kalinic o Ángel Correa, en la rampa de salida, y para varios de los jóvenes que han hecho este tramo de la pretemporada.

La elección del sistema, según la última prueba, apunta al clásico 4-4-2, después de probar estas dos semanas con él, el 4-3-3, o el 4-3-1-2. Son diferentes variantes para un equipo que se adapta a las nuevas características de su plantilla y que encara ya el primero de los seis test previstos. En un mes, aguarda LaLiga.

Y este sábado espera el Numancia, que afronta también su primer amistoso de la pretemporada, en el que, después de una semana de entrenamiento, el nuevo técnico Luis Carrión, repartirá esfuerzos entre la plantilla, que presenta siete novedades: Curro Sánchez, Héctor Hernández, Dani Barrio, Adri Castellano, Admonio, Néstor Albiach e Iván Calero.

Además es una oportunidad para comprobar el estilo de juego que quiere imprimir al equipo el nuevo técnico, que valoró este viernes en rueda de prensa, de forma positiva, la primera semana de entrenamientos y la implicación de la plantilla.

Carrión confirmó que este sábado repartirá minutos en la plantilla, con dos equipos para cada parte, ante un rival competitivo, y que servirá como un test para ver las cosas que se han trabajado esta semana.

Además ha avanzado que quiere ver que su equipo "se deja la vida" con los condicionantes físicos de no estar actualmente a tope.

En cuanto a los sistemas, ha asegurado que todo depende de los jugadores y del partido y ha avanzado que ensayará con el 4-2-3-1 y el 4-3-3.

"Quiero ver lo que hemos trabajado; habrá errores, porque lo contrario no sería lo normal. Quiero ver el nivel de intensidad que queremos tener durante el año", aseguró Carrión.

También señaló que le gusta la gente con talento pero que trabaje. "Hay jugadores de nivel e importantes y hay que encontrar el punto dónde rindan mejor y den su mejor versión. Es lo más complicado de ser entrenador", reconoció. EFE

1010772