Varsovia, 17 jul (EFE).- El portavoz del Gobierno polaco, Piotr Müller, criticó hoy la decisión de la Comisión Europea (CE) de incrementar su presión sobre Polonia por su reforma judicial que, en opinión de esta institución comunitaria, socava la independencia de los jueces y los somete al control político.

"No es comprensible que la CE tome una decisión de este tipo sabiendo que el mandato de sus actuales miembros finalizará en los próximos meses (el 31 de octubre)", explicó el portavoz polaco.

"Además, tenemos la impresión de que la Comisión Europea toma sus decisiones en este ámbito sobre la base de lo que dicen los medios de comunicación, no de la realidad", agregó Müller, quien aseguró que los estándares de independencia judicial en Polonia son "a menudo más altos que en otros países europeos".

De hecho, Piotr Müller recordó que en otros países de la UE los jueces son nombrados directamente por órganos que, en su mayoría, son políticos, sin que eso provoque las críticas de la Comisión Europea.

Por su parte, desde el principal partido de la oposición en Polonia, la fuerza liberal de centro-derecha Plataforma Ciudadana, se aplaudió la decisión de la CE de aumentar la presión sobre Polonia por su polémica reforma judicial.

"Es una mala noticia para el Gobierno de Ley y Justicia (partido nacionalista que gobierna el país desde 2015), pero es una decisión positiva para los ciudadanos polacos, porque queda patente que la CE defiende los valores europeos y democráticos", dijo hoy el diputado de Plataforma, Borys Budka.

La Comisión Europea envió este miércoles un "dictamen motivado" a Polonia sobre el nuevo sistema disciplinario de los jueces ordinarios, un paso más en el procedimiento de infracción abierto en abril contra el gobierno nacionalista conservador polaco.

Bruselas considera que la reforma emprendida por el gobierno del Partido Ley y Justicia (PiS) "menoscaba la independencia judicial" y no da garantías "proteger" a los jueces del "control político", indicó el Ejecutivo comunitario.

Polonia tiene ahora dos meses para cumplir con los requerimientos de Bruselas, que carga contra las sanciones disciplinarias a las que pueden verse sometidos los jueces "en función del contenido de sus resoluciones", y que afectan también a los que consulten la justicia europea.

Éste es el tercer procedimiento de infracción que Bruselas abre a Polonia en el marco de su reforma judicial, que Varsovia defiende como una manera de mejorar la lucha contra la corrupción y superar la estructura heredada del periodo comunista.

El primero, en julio de 2017, afectaba a la reforma de los tribunales ordinarios y, el segundo, en julio de 2018, a la del Tribunal Supremo.

En ambos casos, y ante la ausencia de una respuesta satisfactoria desde Varsovia, la Comisión remitió los casos al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

El alto tribunal ha dado la razón a las autoridades comunitarias, y en junio emitió una sentencia por la cual declaró ilegal el adelanto en la edad de jubilación de los jueces del Tribunal Supremo polaco al entender que viola la independencia del poder judicial.

Este nuevo aviso a Polonia coincide con la adopción este miércoles de una serie de medidas con las que la CE espera reforzar el mecanismo del Estado de Derecho.

La decisión llega un día después de que la alemana Ursula von der Leyen haya sido confirmada como la futura presidenta de la Comisión Europea tras una votación en la que el apoyo de los nacionalistas polacos de Ley y Justicia ha sido decisivo. EFE