Barcelona, 17 jul (EFE).- El músico, productor y artista Robert Del Naja, líder del grupo británico Massive Attack, ha confesado que “ha sido interesante vivir en el futuro durante los últimos años”, en referencia al trabajo que su banda lleva haciendo desde los noventa para conectar las disciplinas artísticas y tecnológicas.

Robert Del Naja ha realizado esta afirmación en el congreso Sónar +D sobre tecnologías creativas, organizado por el Festival Sónar, donde ha tenido lugar una conversación entre el músico y el jefe tecnológico de su grupo, Andrew Melchior, sobre la conexión entre música y tecnología y el potencial que queda por descubrir.

Melchior y Del Naja llevan varios años conectando música y tecnología de las maneras menos obvias y más imaginativas a través de Massive Attack: desde la creación de una aplicación que le da una dimensión interactiva a su disco “Mezzanine”, donde cada canción se puede modificar y remezclar hasta el infinito, hasta codificar las canciones de este mismo álbum en ADN sintético envasado en un bote de pintura en espray.

El líder de la banda británica ha señalado que trabajar con máquinas y ordenadores le “fascina” y es un “estímulo extra” a la hora de crear sus temas.

“La tecnología nos ayuda a refrescar nuestra música de la misma manera que lo hacen las colaboraciones con otros artistas”, ha apostillado Del Naja, quien ha explicado que su manera de crear “es como hacer un collage, pero con un resultado muy diferente y más original al que obtendrías si lo haces tú mismo”.

No obstante, Melchior ha destacado que el grupo trabaja con varias universidades, empresas tecnológicas y emprendedores “con mucho talento”, algo que convierte el proceso de creación en un “proceso muy humano” porque “se reúne a un equipo muy grande, de gente muy formada, que se encierra y convive en una habitación durante una semana para encontrar cómo realizar aquello que nosotros tenemos en mente”.

“Muchos de los experimentos que hemos hecho persiguen averiguar cómo funciona la inspiración”, ha resaltado Melchior, quien ha defendido que “la tecnología aplicada al arte siempre necesitará a una persona detrás, a un artista que siga poniendo su corazón y sus emociones en el proyecto”.

Por lo que respecta al papel del artista en la industria musical actual, Del Naja ha sostenido que “debe ser el músico el que escoja las técnicas que utiliza para crear su música y el que luche por dejar de estar condicionado por las expectativas de la audiencia o los medios de comunicación”.

“De hecho, lo que me excita de este proyecto es la intriga de qué haré como músico dentro de diez años o hacia dónde se dirigirá la industria musical”, ha recalcado el artista, quien ha definido el trabajo que Massive Attack ha llevado a cabo hasta el momento como un “intento de visualización de lo que puede venir en el futuro”. EFE