A Coruña, 17 jul (EFE).- La alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, ha expresado hoy su "máximo respeto" por la decisión del Tribunal Supremo de confirmar la condena de prisión permanente revisable al parricida de A Coruña, y ha subrayado que siempre va "a estar del lado de las personas que sufren violencia de género".

El Tribunal Supremo ha desestimado el recurso de casación interpuesto por el condenado contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia que confirmó la pena que le impuso un Tribunal del Jurado de la Audiencia Provincial de A Coruña, como autor de un delito de asesinato cualificado con alevosía y agravado por el hecho de que la víctima era menor de dieciséis años.

El hombre asesinó a su hijo de 11 años a palazos en la cabeza en Oza (A Coruña) para causar "el mayor sufrimiento psíquico a su mujer".

En declaraciones a Efe, Inés Rey ha matizado que "hay que esperar" a que el Tribunal Constitucional se pronuncie sobre la prisión permanente revisable pero no obstante ha querido manifestar su "máximo respecto" por la decisión del Supremo.

La regidora se ha posicionado del lado de las víctimas de violencia machista y más en este caso en el que se ha sufrido "de la peor forma al matarla en vida" tras asesinar a su único hijo.

El parricida fue condenado además con las agravantes de parentesco y de género, en concurso medial con un delito de lesiones psíquicas a su exmujer.

El cadáver del niño fue hallado en mayo de 2017 en un monte del municipio coruñés de Oza-Cesuras, después de que la madre denunciara su desaparición una vez que su expareja y padre del menor se lo llevara para pasar el fin de semana y no lo devolviera a la hora convenida.

La Policía Nacional inició entonces el procedimiento para encontrarlo y localizó al padre en un hostal del barrio coruñés de Labañou, donde participó en la reconstrucción de los hechos.

La madre del niño había presentado dos denuncias contra su expareja y padre del menor, la primera en 2008 que finalizó con una sentencia condenatoria por un delito de coacciones, mientras que la segunda se interpuso en 2013 por amenazas a través de las redes sociales, pero fue sobreseída al no ser posible acreditar quién fue el autor de los hechos denunciados.

Tras el crimen, el Ayuntamiento de A Coruña decretó dos días de luto oficial y convocó un minuto de silencio en el Palacio de María Pita. EFE