Tegucigalpa, 6 jun (EFE).- El comunicador social hondureño Santiago Carvajal, miembro de la comunidad Lésbica, Gay, Transexual, Bisexual e Intersexual (LGTBI), murió este sábado luego de ser atacado a balazos el viernes en la ciudad de Puerto Cortés, departamento del mismo nombre, en el norte de Honduras, informaron familiares suyos.

Carvajal falleció en el Hospital Mario Catarino Rivas de San Pedro Sula, norte, la segunda ciudad más importante del país centroamericano.

El comunicador se dirigía hacia un canal de la televisión local en Puerto Cortés, al que había sido invitado, cuando fue atacado anoche por desconocidos en el Barrio Buenos Aires, dijo a periodistas uno de sus parientes.

Según versiones de medios locales de prensa, Carvajal dirigía la revista de corte crítico La Galaxia de Santi, en un canal de televisión de Puerto Cortés.

En mayo pasado el estatal Comisionado Nacional de los Derechos Humanos en Honduras (CONADEH) indicó que entre 2001 y 2019 en el país se habían registrado 77 personas vinculadas a los medios de comunicación, entre periodistas, locutores, fotógrafos, camarógrafos y propietarios de medios que perdieron la vida de manera violenta.

El 92 por ciento de esas muertes seguían en la impunidad, señaló el CONADEH, que además expresó que es preocupante la impunidad que impera en el país por la falta de investigación, entre otros factores.

Según el mismo organismo, la muerte violenta de personas ligadas a los medios de comunicación se constituye en "la forma de censura más extrema".

El 17 de marzo de este año otro comunicador social hondureño, Leonardo Gabriel Hernández, de 54 años, fue asesinado de seis disparos con arma de fuego en el Barrio La Ceiba de la sureña ciudad de Nacaóme, departamento de Valle.

Hernández trabajaba en el local Canal Valle TV, de Nacaóme, en el que dirigía el programa "El pueblo habla", y se dirigía a su casa cuando fue asesinado por al menos dos desconocidos que se conducían en motocicleta, informaron entonces familiares suyos y autoridades policiales.

El comunicador había venido recibiendo amenazas, lo que en su momento denunció, según informaron periodistas de Nacaóme, aunque hasta ahora no han sido esclarecidas las causas de su muerte de manera violenta. EFE