Leticia López Aguilar

Bruselas, 18 jun (EFE).- Asociaciones europeas y latinoamericanas pidieron este martes progresos legales para que los derechos reproductivos y sexuales de las mujeres dejen de estar "satanizados" especialmente en las zonas rurales, tanto desde una perspectiva regional como global.

"Aún se necesita avanzar en normas y regularización a nivel regional y global", porque los derechos sexuales y de género están "satanizados en el caso de la mujer en las zonas rurales y periféricas de Latinoamérica", dijo a Efe Adriana Mendoza, la representante de la red joven "Tú decides" y la organización Alianza por la Solidaridad en Bolivia.

Mendoza así lo ha denunciado durante los Días Europeos del Desarrollo, la conferencia organizada por la Comisión Europea que cada año reúne durante dos días en Bruselas a políticos y ONG de todo el mundo para poner en común propuestas.

Es "fundamental en la agenda la defensa de las mujeres", dijo por su parte María Salvador, coordinadora de los derechos de las mujeres en Alianza por la Solidaridad en Madrid, en un contexto político en España, Europa y América Latina con "auge de gobiernos conservadores que cuestionan los derechos de la mujer", afirmó.

Mendoza aseguró que los mitos, las falsas creencias y las supersticiones con las que se encuentra en muchas comunidades latinoamericanas muestran la cruda realidad de las niñas, adolescentes y mujeres jóvenes de su región como son los embarazos no deseados, el aborto clandestino o el desconocimiento de los derechos de planificación familiar y anticonceptivos.

La joven boliviana consideró que el alto índice de embarazo en adolescentes obligadas a seguir adelante es algo que "genera una cadena de pobreza" y que "no supondría ningún problema si es decisión de las mujeres".

En cambio, aseguró que "forzarlas a tener descendencia hace que se junten con hasta tres hijos en las mismas condiciones con tan solo 20 años, privándolas de un proyecto de vida desde que son quinceañeras".

Las que deciden no seguir adelante encuentran la parte más descarnada de esta situación: el aborto clandestino.

Penalizado aún en algunos países de América Latina, la clandestinidad hace que muchas adolescentes recurran a métodos poco fiables como la ingesta de químicos o medicamentos que pueden llevar a la esterilidad, si se encuentran en un estado prematuro del embarazo, explicó Mendoza.

Cuando son conscientes en un estado avanzado, señaló, entonces buscan médicos clandestinos que supuestamente saben practicar un aborto, pero son espacios donde no se hace uso de la anestesia o no disponen de las herramientas necesarias e higiénicas para practicarlo, algo que pagan con secuelas irreversibles, la cárcel (en zonas donde el aborto sigue penalizado), o directamente su vida.

Cuando se practica un aborto clandestino que acaba complicando el estado de salud de la mujer, por necesidad "acuden a un centro donde el médico avisa a las autoridades de lo sucedido", recalcó Mendoza, lo que hace que ellas acaben encarceladas.

El fallecimiento por las secuelas de interrupciones clandestinas del embarazo es "la tercera causa de mortalidad materna", según la joven de "Tú decides", para quien la solución no es ilegalizar el aborto sino "garantizar el acceso de las mujeres a un aborto seguro para evitar que mueran".

"Ningún país que ilegaliza esta práctica garantiza que no se haga en la clandestinidad", recalcó a Efe por su parte Salvador.

En caso de violación o incesto en Bolivia las leyes sí protegen a las mujeres, aunque el procedimiento es lento y el arraigo de la religión hace que muchos médicos se nieguen a practicarlo poniendo como barrera la objeción de conciencia, lo que hace que muchas mujeres sigan teniendo hijos no deseados en contra de su voluntad.

El caso más llamativo, apuntó Mendoza, es el de una niña de 12 años que fue abusada y, a causa de un retraso de seis meses en una decisión judicial, no pudo ya interrumpir el embarazo.

América Latina es una de las regiones con más desigualdad del mundo, la cual "se refleja también en el acceso a derechos sexuales y reproductivos", criticó Salvador.

"Luchar contra las brechas que impiden el acceso a estos derechos es luchar al fin y al cabo contra la pobreza", concluyó Salvador. EFE

lla/rja/fpa

(foto)

(Mas información sobre la Unión Europea en euroefe.euractiv.es)