València, 18 jun (EFE).- El piloto Sete Gibernau explicó este jueves que su regreso a la competición oficial en el nuevo campeonato de motos eléctricas Moto E significa un "reto muy duro" y adelantó que nadie espere ver al Sete "de otra época", porque recordó que está retirado desde 2009.

"Está siendo un reto muy duro porque llevo mucho tiempo parado y me supone de un esfuerzo mayor", dijo el piloto catalán durante la presentación de su equipo 'Join Contract Pons 40'.

El nuevo campeonato de Moto E, que arranca en julio en Alemania y se disputa bajo la organización de Dorna, se celebra con seis pruebas que coincidirán con algunas citas del campeonato de mundo de Moto GP.

Gibernau, de 47 años y que ya ha probado estas nuevas motocicletas, se mostró prudente ante los retos deportivos que le esperan.

"Vengo de correr detrás de mi hija, pero tengo el honor de haber competido con muchas motocicletas, con muchas marcas y ahora voy a hacerlo en esta nueva aventura", bromeó.

El piloto catalán comentó que este nuevo campeonato tiene mucho futuro. "Creo que avanza mucho más rápido de lo que podemos llegar a asumir. En una moto eléctrica tienes que buscar las sensaciones en tu interior porque la información está en el silencio", manifestó.

Además, Gibernau agradeció a Sito Pons la confianza depositada en él para ser el piloto de su equipo. "Si estoy aquí es porque Sito me insistió mucho, mucho, mucho", confeso el piloto, que considera un honor participar en este proyecto.

El acto de presentación se celebró en un hotel en València, ya que esta semana se celebran los entrenamientos de Moto E en el Circuito Ricardo Tormo de Cheste. EFE

1005179