Barcelona, 28 abr (EFE).- El experto fundidor de campanas Abel Portilla, del municipio de Gajano (Cantabria), ha roto este domingo el molde en el que ha fundido una campana de 500 kilos mediante un método medieval durante el XXXII Encuentro y Feria de Campaneros de Ós de Balaguer (Lleida), una de las más tradicionales de España.

La campana, destinada al monasterio de Santa María de Bellpuig de les Avellanes (Lleida), es la más grande que se ha fundido en Europa mediante esta técnica en los últimos 30 años, después de la campana que se fundió en Chert (Castellón), que pesaba una tonelada.

El sistema empleado para fundir la campana de bronce ha sido el de la cera perdida fundida con un horno reverbero de barro y paja y con leña de almendro y olivo del lugar, tal como se hacía en la Edad Media.

La campana se empezó a fabricar el pasado jueves cuando Portilla fundió el bronce a unos 1.000 grados centígrados en un horno tradicional de barro.

Cuando el bronce llegó al punto de fundición, el metal pasó al molde enterrado bajo tierra a través de una serie de canales y hoy ha sido desenterrada la campana para mostrarla a los asistentes.

Abel Portilla, que ha mostrado su satisfacción con el resultado, proviene de un linaje de fundidores que se remonta a Marcos de Linares, que murió en 1732, y ha venido ejerciendo este oficio de maestro de campanas ininterrumpidamente en Gajano (Cantabria).

En su larga trayectoria en el oficio ha fundido más de 3.500 campanas, entre ellas las de las principales catedrales europeas como Niza (Francia), Sofía (Bulgaria), Reikiavik (Islandia) y de otros países como de Papúa Nueva Guinea (Indonesia).

En España sus campanas están, entre otras, en las catedrales de Sigüenza (Guadalajara), Santander (Cantabria) y Covadonga (Asturias).

En el Encuentro de Campaneros de Ós de Balaguer han participado 80 campaneros procedentes de toda España y ha congregado a más de 2.000 visitantes, según ha informado el ayuntamiento de esta localidad, organizador de la feria junto la Cofradía de Campaneros y Carrillonistas de Cataluña.

El encuentro ha incluido una feria que ha reunido a empresas especializadas, fundidores e instaladores fundamentalmente y una demostración de oficios perdidos.

La alcaldesa de Ós de Balaguer, Estefania Rufach, ha destacado que “el encuentro de campaneros tiene como principal objetivo reivindicar el oficio de campanero, conservar la tradición de los campaneros y los toques de campana, y hacer una fiesta alrededor de las campanas para divulgar su cultura, música y tradición".

Los campaneros participantes en el encuentro han reivindicado el campanario y las campanas "como un instrumento musical para la comunidad" y han reclamado "preservar en su integridad todos los elementos, tanto arquitectónicos como de sonorización, de los campanarios, además de las campanas".

En este sentido, el experto en campanarios Daniel Villarrubias ha afirmado que más del 90 % de los campanarios de España no está preparado para tañer adecuadamente las campanas, ya sea por malas intervenciones arquitectónicas o por una instalación inadecuada de campanas electrónicas. EFE