Tokio, 24 abr (EFE).- El parlamento japonés aprobó este miércoles una legislación para compensar con 3,2 millones de yenes (25.500 euros) a cada una de las víctimas de las esterilizaciones forzosas practicadas bajo la ley de eugenesia que estuvo vigente hasta 1996.

Para recibir la indemnización, los afectados deberán solicitarla dentro de los cinco años de vigencia de la ley y aquellos que no cuenten con registros de la esterilización forzada tendrán que someterse al examen de un panel especial de médicos y abogados que certifiquen que se sometieron a ella, recogió la cadena pública NHK.

La cantidad fijada en la nueva ley es menor a la que algunas de las víctimas están solicitando en una serie de demandas presentadas contra el Estado desde enero de 2018.

La primera de estas denuncias fue interpuesta en el Tribunal de Distrito de Sendai (noreste) por una mujer de unos 60 años natural de Miyagi que reclama al Estado 11 millones de yenes (87.700 euros) por los daños sufridos y su inacción para reparar las violaciones de derechos humanos cometidas en virtud de dicha legislación.

Está previsto que el tribunal dicte sentencia a finales de mayo.

Unas 25.000 personas con discapacidades físicas, mentales o con enfermedades como la lepra fueron esterilizadas a la fuerza (unas 16.500 sin su consentimiento) entre 1948 y 1996 en Japón, que hasta ahora no había ofrecido ninguna compensación a las víctimas alegando que se trató de una medida legal bajo dicho marco normativo.

La ley eugenésica nipona autorizaba la esterilización de personas con discapacidades o enfermedades hereditarias, así como practicar abortos, para evitar el nacimiento de una descendencia "inferior".

La legislación compensatoria aprobada hoy también ofrece una disculpa a las víctimas de estas esterilizaciones.

"Nos esforzaremos (...) para que las indemnizaciones lleguen", dijo en un comunicado el primer ministro japonés, Shinzo Abe, que aseguró que el Gobierno trabajará para "lograr una sociedad de convivencia" pese a las particularidades de cada uno "para que no vuelva a repetirse un caso similar". EFE