Almendralejo (Badajoz), 19 abr (EFE).- El entrenador del Extremadura UD, Manuel Mosquera, regresa a su casa en La Coruña con la firme intención de lograr este domingo una victoria ante el Deportivo en Riazor: "lo importante es ganar allí y seguir en nuestra guerra de tres a tres puntos".

En rueda de prensa este viernes, previa al partido del domingo, Manuel Mosquera ha reconocido que jugar frente al que ha sido su club antes de tomar las riendas del Extremadura hace que sea "especial, hasta un poco extraño, si me apuras".

Hasta La Coruña, donde residen su mujer e hijos, viajará hoy el técnico con el equipo azulgrana, que realizará mañana su último entrenamiento de cara al partido.

El entrenador quiere dejar a un lado "el cariño" que tiene al equipo y al club coruñés para centrarse en su segundo partido a domicilio consecutivo con las miras puestas en obtener los tres puntos.

Aunque el Extremadura UD está en "una línea muy buena", pues viene de "un refuerzo muy importante con tres puntos", Mosquera es consciente de que no pueden tomarse ni un respiro.

"Al contrario, nosotros tenemos que seguir la línea de agresividad, de intensidad, hasta que logremos el objetivo de sumar los puntos necesarios", ha añadido.

Y, en este sentido, ha señalado en la Ciudad Deportiva de Almendralejo que confía en su equipo, porque "sigue dando una medida más alta y yo creo que todavía vamos a dar más".

Ha reconocido que tendrán ante sí a un "rival enorme" en un estadio "muy difícil, porque la gente suele tener una comunión muy buena en los momentos difíciles con el equipo".

Por ello, ha advertido de que le exigirá a sus hombres "más medida" porque "más exigencia, más responsabilidad, es igual a tres puntos".

"Me espero el mejor Depor, con lo cual, la exigencia nuestra va a ser muy alta", ha recalcado el técnico. EFE

1010443