Lisboa, 18 abr (EFE).- Cuatro de los 27 heridos del accidente de autobús ocurrido el miércoles en la isla portuguesa de Madeira continúan este jueves en cuidados intensivos, mientras que las autoridades prevén empezar a identificar los cuerpos de las 29 víctimas mortales de aquí al sábado.

Según el último parte médico del Hospital de Funchal, cuatro heridos están en cuidados intensivos, ocho en servicios de ortopedia y otro internado en cuidados intermedios quirúrgicos, mientras que nueve ya han recibido el alta.

Además, hasta el momento se han realizado cinco operaciones de ortopedia y cirugía general, dos de ellas a los dos heridos de nacionalidad portuguesa.

El resto de los heridos, al igual que todas las víctimas mortales, son de nacionalidad alemana, turistas que formaban parte de un grupo que estaba de visita en la isla.

Aunque desde el hospital no confirmaron la identidad de los portugueses, medios locales aseguran que se trata del conductor del autobús y de la guía que les acompañaba.

"Todavía estamos en una fase de identificación de las víctimas", explicó la presidenta del Servicio de Salud de Madeira, Tomásia Alves, por lo que aún no han podido hacer llegar las informaciones a los familiares.

El Instituto de Medicina Legal, encargado de las autopsias, informó de que espera que de aquí al sábado "consigan iniciar los procesos de identificación y la entrega de los cuerpos".

Los equipos del instituto fueron reforzados con un grupo de peritos que llegó desde el continente.

Además, el hospital aseguró que no está prevista la evacuación de ningún herido a Lisboa, como se había informado en las primeras horas tras el siniestro.

La Fiscalía está investigando las circunstancias del accidente, aunque medios locales citan a testigos que apuntan a un posible problema en los frenos que habría provocado que el autobús en el que viajaban los turistas se saliera de la calzada y se precipitara sobre una vivienda.

Las víctimas estaban alojadas en el hotel Quinta Espléndida, situado en la localidad de Caniço, a pocos metros del lugar del accidente y donde se ha instalado un centro de apoyo para los familiares.

La mayoría de las víctimas, 28, fallecieron en el lugar del accidente, mientras que la última, una mujer, murió cuando estaba internada en los cuidados intensivos del Hospital de Funchal. EFE

pfm/mar/cat