Valladolid, 18 abr (EFE).- El cardenal Ricardo Blázquez, presidente de la Conferencia Episcopal y arzobispo de Valladolid, ha rechazado el "eufemismo" de la locución 'muerte digna' y propugnado, en otro ámbito, una pluralidad religiosa "sin proselitismos ni condenaciones" entre judíos, cristianos y musulmanes.

"Cuando una persona pide que se le ayude a terminar la vida porque la pena se le hace insoportable, lo que solicita es en realidad ser tratado con amor; no pide la llamada 'muerte digna', que es uno de tantos eufemismos inventados en nuestro tiempo para evitar llamar las cosas por su nombre", ha reflexionado durante la homilía de la misa crismal que este Jueves Santo en la catedral de Valladolid.

Además de los "medios preciosos" que ofrece la sociedad en hospitales y residencias, a través de los servicios sanitarios con los cuidados paliativos, los enfermos pueden afrontar la soledad derivada de "un sufrimiento largo y extendido" mediante el "trato cariñoso" de las familias y de los amigos, así como de la "atención delicada" de los profesionales.

"Pero también a través de la oración, que es diálogo con Nuestro Señor y la Virgen a los que hacemos interlocutores", ha propuesto Blázquez.

El arzobispo se ha referido también al reciente llamamiento realizado desde Rabat por el papa Francisco y el rey de Marruecos, Mohamed VI, para que la ciudad de Jerusalén, patria espiritual de judíos, cristianos y musulmanes, "se conserve como lugar pacífico para los fieles de las tres religiones monoteístas".

La diversidad religiosa, ha advertido, "no debe conducirnos a luchar por el dominio de unos sobre otros no a reducir la pluralidad real a la marginación o privacidad, sino a respetarnos mutuamente tato en la existencia como en la actuación pública sin proselitismos ni condenaciones". EFE

rjh/jlg