Madrid, 21 mar (EFE).- Los reyes han mantenido este jueves una reunión con casi una veintena de investigadores en la que han abordado los principales retos a los que se enfrenta la ciencia en España y en la que la demanda principal de los científicos ha sido la necesidad de aumentar los recursos destinados a ella.

Durante casi tres horas, don Felipe y doña Letizia han intercambiado puntos de vista con los investigadores en una cita en el Palacio de El Pardo, donde todos ellos han tenido oportunidad de dar un paseo por sus jardines mientras charlaban de forma distendida.

La Casa Real ha destacado el interés de los reyes en mantener una reunión de estas características para dar continuidad a los más de 150 actos que han protagonizado en los últimos cinco años con investigadores y científicos, el último de ellos también en El Pardo hace un mes para entregar los premios nacionales de investigación.

Varios de los premiados en esa ocasión han estado presentes también este jueves en un encuentro que ha permitido compartir reflexiones sobre asuntos de relevancia para el futuro de la ciencia.

Asistentes a la reunión han resaltado a Efe que en ella se ha podido hablar con plena libertad sobre el estado actual de la ciencia en España y sus perspectivas.

El mensaje principal destacan que ha sido el convencimiento de que si no se aumenta el nivel de financiación de la ciencia y la investigación, es muy difícil cambiar la situación actual, que alguno de los presentes ha llegado a calificar "de mínimos".

A partir de ahí se ha hecho hincapié en la necesidad de analizar detenidamente cuáles son las prioridades y cómo aplicar modelos que están funcionando en otros países.

En concreto, cómo aumentar la tarea investigadora en las universidades, porque existe el convencimiento de que se puede hacer mucho más y lograr jóvenes bien preparados.

Los asistentes a la reunión han subrayado el total compromiso evidenciado por los reyes con el mundo de la investigación.

En el encuentro se ha hablado sobre las cuestiones éticas relacionadas con la emergencia de la inteligencia artificial, un asunto en el que Felipe VI ha hecho especial hincapié.

La capacidad de España para situarse a la vanguardia de esas áreas investigadoras emergentes y el papel de Europa ante potencias en materia de innovación como China e India han sido otros asuntos analizados.

Otro apartado ha sido el relativo a los retos del sistema de ciencia español, y en ese ámbito se ha hablado sobre las medidas necesarias para atraer talento, incluido el de españoles en el extranjero, y de los incentivos a la excelencia investigadora y docente.

Asimismo, se ha debatido sobre la universidad que necesita España en el horizonte de 2030, una mayor movilidad de estudiantes y profesores y la atracción de estos colectivos extranjeros.

De la misma forma, se ha analizado la transferencia de conocimiento y su impacto en la economía española y la sociedad, en cuyo contexto se ha resaltado la necesidad de aumentar la investigación e innovación en las empresas, y el valor del retorno social de la investigación en ciencias humanas y sociales.

Una puesta en común en la que han estado presentes el director del Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial, Ramón López de Mántaras, el doctor en química Luis Liz, el doctor por el Instituto de Óptica del CSIC Pablo Artal, el profesor de Microbiología Francisco Martínez Mojica, la doctora en bioquímica Guadalupe Sabio, y el doctor en biología Pedro Jordano.

También han participado el doctor en sociología Jonas Radl, la doctora en filología inglesa Carme Font, la doctora en química ambiental Jelena Radjenovic, el catedrático de análisis matemático Antonio Córdoba, la catedrática de química inorgánica María Vallet-Regí y el doctor en química Avelino Coma.

A ellos se han sumado la ingeniera informática Alicia Asín, el doctor en historia Pablo Alonso González, el doctor en Matemáticas Juan Margalef, la doctora en Literatura Española Elena González-Blanco, el doctor ingeniero en telecomunicaciones Mateo Valero, la investigadora informática Nerea Luis Mingueza, y el licenciado en Medicina Veterinaria Manuel Valiente. EFE

BB/fg