Sharm el Sheij (Egipto), 25 feb (EFE).- Los líderes de la UE y la Liga Árabe acordaron hoy una declaración final al término de su primera cumbre en Egipto con algunos puntos de acuerdo mínimos, aunque sin hablar directamente de derechos humanos en el mundo árabe ni de Irán.

Estos son los principales puntos de la declaración titulada "Invirtiendo en estabilidad":

- Migración: Se comprometen a seguir los valores y principios de la agenda de la ONU 2030 para resolver conjuntamente retos como la migración, incluida la protección de refugiados de acuerdo al derecho internacional. Además dicen reforzar sus esfuerzos para prevenir y luchar contra el tráfico de personas y la explotación.

- Cooperación económica: Se comprometen a desarrollar cooperación positiva y establecer una asociación basada en la inversión y el desarrollos sostenible en áreas como la energía, la seguridad, la ciencia, la investigación, la tecnología, el comercio, el turismo, la pesca y la agricultura. Todo con el objetivo de crear riqueza y aumentar los niveles de crecimiento para reducir el desempleo y responder mejor a las necesidades de la gente.

- Los conflictos se resuelven con política: Señalan que es "clave" para alcanzar la paz y la prosperidad en la región árabe que las crisis regionales "se resuelvan alcanzando soluciones políticas en línea con el derecho humanitario internacional".

- Siria: Consideran que una solución duradera pasa por una transición en la línea de las resoluciones de la ONU y condenan todos los actos de terrorismo y las violaciones de derechos humanos cometidas contra el pueblo sirio.

- Libia: Piden a Trípoli que se comprometa con los esfuerzos de la ONU para conseguir una transición pacífica y que se abstengan todas las partes de cualquier acto que pueda poner en peligro la paz y la seguridad.

- Yemen: Dan la bienvenida al acuerdo de Estocolmo y el alto al fuego y reiteran su "preocupación" por la situación humanitaria que afecta a millones de personas que necesitan acceso a la ayuda internacional. Llaman también a todas las partes a trabajar para un acuerdo duradero y constructivo y beneficioso para las personas de Yemen.

- Conflicto palestino-israelí: Reiteraron su posición sobre el proceso de paz y la ilegalidad de los asentamientos israelíes en los territorios ocupados en los territorios palestinos.

Asimismo, volvieron a insistir en su apoyo a la solución de dos Estados y la importancia de ensalzar los lugares sagrados de Jerusalén.

También reafirmaron el papel indispensable de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA) y la necesidad de darle "apoyo político y financiero" para que pueda cumplir enteramente su mandato.

Al mismo tiempo, expresaron su preocupación sobre la situación humanitaria, política, de seguridad y económica en al franja de Gaza y llamaron a todas las partes a respetar el derecho internacional.

- Terrorismo: Acordaron aumentar la cooperación para hacer frente a las raíces del terrorismo y subrayaron los esfuerzos mutuos para luchar contra el fenómeno de los combatientes extranjeros que traspasan fronteras.

Asimismo, señalaron que la lucha contra el terrorismo y sus retos necesita un enfoque multifacético y restringir los apoyos financieros, políticos, logísticos y militares a los terroristas.

- Proliferación nuclear: En la resolución - en la que no se nombra a Irán - se señala la importancia de preservar la arquitectura global de no proliferación basada en el tratado de no proliferación de armas nucleares y el objetivo del Medio Oriente de eliminar todas las armas de destrucción masiva.

- Próxima cita: La próxima cumbre entre ambas regiones tendrá lugar en Bruselas en 2022.EFE