Andrés Sánchez Braun

Seúl, 24 feb (EFE).- El presidente de EEUU, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, celebran su segunda cumbre en Hanoi (Vietnam) para hablar de desnuclearización y tratar de reforzar una relación que en dos años ha pasado del intercambio de insultos y amenazas al canje de alabanzas y cartas personales.

2017

20 de enero: Llega a la Casa Blanca Donald Trump. Las insistentes pruebas de misiles norcoreanos de corto y medio alcance durante los próximos seis meses dan lugar a una escalada de amenazas entre Washington y Piongyang.

4 de julio: Corea del Norte lanza con éxito su primer ICBM, el Hwasong-14 y realiza otra prueba exitosa el 28 de julio.

8 de agosto: Trump amenaza a Corea del Norte con responder con "fuego y furia". Dos días después Corea del Norte sugiere que tiene un plan para bombardear las cercanías de Guam, que acoge importantes bases estadounidenses.

3 de septiembre: Corea del Norte realiza su sexto -y hasta la fecha más poderoso- ensayo nuclear y asegura que la bomba H que ha detonado puede equiparse en un misil.

17 de septiembre: Trump llama a Kim "Hombre cohete" en Twitter en respuesta a nuevos lanzamientos de misiles.

19 de septiembre: Trump amenaza con "destruir totalmente a Corea del Norte" en su discurso ante la Asamblea General de la ONU.

21 de septiembre: En una nota de la agencia estatal KCNA, Kim llama a Trump "viejo lunático".

12 de noviembre: Trump tuitea: "¿Por qué me insulta Kim Jong-un llamándome 'viejo', cuando yo NUNCA le llamaría 'gordo y bajito'? Realmente estoy tratando de hacerme su amigo. ¡Y puede que algún día suceda!".

28 de noviembre: El régimen dispara el que hasta la fecha es su ICBM más sofisticado, el Hwasong 15, y asegura que ya es un "estado nuclear" capaz de atacar EEUU con una bomba atómica.

2018

8 de marzo: Después de que las dos Coreas escenifiquen un acercamiento en los JJOO de Invierno y convoquen una cumbre, Kim invita a Trump a reunirse con él en una carta entregada en Washington por un enviado de Seúl. Ese mismo día Trump acepta celebrar la reunión.

21 de abril: Corea del Norte anuncia que suspende sus pruebas nucleares y de misiles y que cerrará su centro de pruebas atómicas.

27 de abril: Kim y el presidente surcoreano, Moon Jae-in, celebran la primera cumbre intercoreana en 11 años y acuerdan trabajar para lograr la paz y la desnuclearización de la península.

10 de mayo: Trump revela que la cumbre con Kim será el 12 de junio en Singapur.

24 de mayo: Tras unas duras críticas de Pionyang contra figuras del Gobierno Trump que aluden al modelo libio para su desnuclearización, el presidente de EEUU cancela abruptamente la cumbre con Kim, aunque al día siguiente Washington y el régimen rebajan el tono y muestran voluntad a reabrir el diálogo.

26 de mayo: Los líderes de las dos Coreas celebran en secreto y por sorpresa su segunda reunión en apenas un mes para mejorar lazos y tratar de salvar la cumbre de Singapur.

30 de mayo: El responsable de la inteligencia norcoreana, Kim Yong-chol, viaja a EEUU, donde es recibido en la Casa Blanca por Trump, quien confirma que la cumbre sigue en pie para el 12 de junio.

12 de junio: Trump y Kim protagonizan la primera cumbre entre EEUU y Corea del Norte de la historia. Acuerdan mejorar lazos y "trabajar para la desnuclearización de la península coreana", al tiempo que Washington se compromete a ofrecer "garantías de seguridad" para la supervivencia del régimen. Trump agradece en Twitter a Kim su participación en la cumbre y presume de que "se ha llevado genial" con él y de que ambos mantienen una "gran relación".

22 de junio: EEUU aplaza "indefinidamente" los ejercicios militares con Corea del Sur para favorecer el diálogo.

5-7 de julio: El secretario de Estado, Mike Pompeo, visita Pionyang para tratar de fijar una hoja de ruta para la desnuclearización norcoreana. A su partida, la Cancillería norcoreana tacha de "lamentable" la actitud de EEUU durante las conversaciones.

12 de julio: Trump publica en redes sociales una carta de Kim Jong-un y presume de un "gran avance" en el diálogo.

24 de julio: Imágenes por satélite muestran que Corea del Norte ha comenzado a desmantelar una de sus bases de pruebas de misiles.

10 de septiembre: La Casa Blanca afirma que el líder norcoreano ha solicitado a través de una carta mantener una nueva cumbre con el presidente Trump y que ya han empezado a coordinarse para ello.

18-20 de septiembre: Moon y Kim celebran una cumbre en Pionyang, en la que el líder norcoreano insiste en su compromiso con la desnuclearización y asegura que podría desmantelar "permanentemente" el centro donde fabrica su combustible atómico si EEUU lleva a cabo "medidas correspondientes".

7 de octubre: Pompeo se reúne en Pionyang con Kim y dice que se han logrado avances en materia de desarme y que ambos han hablado de celebrar "lo antes posible" una segunda cumbre.

7 de noviembre: Se cancela abruptamente una vista de Pompeo a Corea del Norte, prueba del enconamiento que existe en el diálogo sobre desnuclearización ante la falta de una hoja de ruta.

2019

2 de enero: Trump dice haber recibido una carta de Kim Jong-un e insiste en que ambos han establecido "una gran relación".

8 de enero: Kim realiza una visita oficial a China en la que se reúne con el presidente Xi Jinping, al que asegura que sigue comprometido con la desnuclearización.

17 de enero: Kim Yong-chol viaja a EEUU para cerrar la convocatoria de la cumbre.

5 de febrero: En su discurso sobre el estado de la Unión, Trump anuncia que habrá segunda cumbre con Kim y que será en Vietnam el 27 y 28 de febrero.

6 de febrero: El enviado especial de EEUU para Corea del Norte, Stephen Biegun, viaja Pionyang para cerrar detalles de la cumbre.

9 de febrero: Trump anuncia por Twitter que la cumbre será en Hanoi y asegura que "Corea del Norte, bajo el mandato de Kim Jong-un se convertirá en una gran potencia económica. Puede que les sorprenda a algunos, pero no a mí, porque he llegado a conocerle y sé perfectamente lo competente que es".

18 de febrero: La propaganda norcoreana guarda silencio sobre la cumbre, pero asegura que el país encara "un momento decisivo" en cuanto a desarrollo económico. EFE