París, 20 feb (EFE).- La comisión de investigación creada en el Senado francés para analizar los manejos de Alexandre Benalla, controvertido colaborador del presidente Emmanuel Macron hasta el pasado verano, denunció este miércoles "graves disfunciones" en el funcionamiento del Elíseo.

El contenido de las conclusiones de la comisión supone un desafío para Macron, en particular porque los ponentes cuestionan el testimonio que bajo juramento hicieron tres de sus más estrechos colaboradores: su jefe de gabinete, Patrick Strzoda, el secretario general, Alexis Kohler, y el general Lionel Lavergne, jefe de su seguridad.

A los tres se les reprochan "omisiones", "incoherencias" y "contradicciones" y eso podría tener consecuencias legales para ellos.

De hecho, el ponente Jean-Pierre Sueur señaló que quieren que el buró del Senado lleve a la Fiscalía las declaraciones que les hicieron Stzoda, Kohler y Lavergne para que investigue si hubo falso testimonio de su parte o si "han retenido una parte significativa de la verdad", como sospechan.

El ponente de la comisión, Philippe Bas, afirmó que con la actuación de Benalla "la seguridad del presidente de la República se vio afectada" y que hubo múltiples irregularidades.

Bas señaló que a Benalla, que cumplía misiones de seguridad para Macron hasta que fue despedido en julio en medio de un escándalo político cuando se supo que había participado irregularmente en la represión de manifestantes el 1 de mayo, se le habían otorgado poderes excesivos, en particular a la vista de su falta de experiencia.

En una carta al presidente del Senado, Gérard Larcher, los ponentes reclaman que el buró de la cámara alta pida a la Justicia que abra un procedimiento por falso testimonio ante la comisión de Benalla y de Vincent Crase, antiguo responsable de la seguridad del partido de Macron.

Tanto Benalla como Macron, imputados por actuar contra manifestantes el 1 de mayo junto a las fuerzas del orden sin tener autorización para ello, están encarcelados desde este martes por incumplir el control judicial al que se les había sometido, y en particular por haber violado la prohibición que tenían de entrar en contacto. EFE