Madrid, 20 feb (EFE).- El presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, ha puesto en valor la reforma de su Estatuto de Autonomía, que se aprueba este miércoles en el pleno del Senado, frente a los "cantos de sirena" de quienes, "desde posiciones anticonstitucionales", quieren acabar con el Estado autonómico.

La reforma del Estatuto valenciano, que entrará en vigor antes de la disolución de las Cortes el próximo 5 de marzo, supondrá, a juicio del presidente regional, que las inversiones del Estado en esta comunidad se gestionen de acuerdo con la Generalitat pero también que se hagan en función del peso poblacional de la región.

"Ni recentralización ni rupturismo; hay que profundizar hacia un Estado autonómico lo más federal posible", ha dicho Puig en rueda de prensa en el Senado, donde ha recordado que en los últimos siete años de Gobierno del PP se dejaron de invertir en la Comunidad Valenciana más de 2.500 millones de euros "y eso significa miles y miles de puestos de trabajo".

Puig también ha lamentado la "pinza" entre PP, Ciudadanos e independentistas que "dinamitó" los presupuestos del Gobierno para este año y que ha supuesto para la región que preside una pérdida de 1.400 millones de euros.

El presidente autonómico ha valorado que a partir de ahora haya esa "gestión conjunta" Estado-Generalitat a la hora de invertir y ha subrayado que desde la Comunidad Valenciana se quiere que "España se construya desde la igualdad entre ciudadanos y el respeto a las singularidades de los territorios, y nunca desde la fractura de la desigualdad".

Puig ha subrayado que hoy "es un día muy importante para la Comunidad Valenciana" tras ocho años de trámites y ha valorado el consenso alcanzado, si bien ha admitido que el recorrido ha sido "excesivamente largo".

Así, se ha referido a cómo en la legislatura anterior no fue posible alcanzar un acuerdo y solo en la segunda parte de ésta, con el Gobierno de Pedro Sánchez, "se pudo avanzar y culminar la reforma estatutaria".

En opinión de Puig, pese a la "crispación" actual, es posible lograr "espacios de encuentro para profundizar en el autogobierno y la democracia".

Por su parte, el portavoz socialista en el Senado, Ander Gil, ha insistido en este mismo mensaje y ha subrayado que la reforma del Estatuto supone el "reforzamiento" del modelo constitucional.

Gil también ha contrastado el "perfeccionamiento" del modelo autonómico con quienes en este momento lo cuestionan y plantean la recentralización.

"Nosotros creemos en nuestro modelo autonómico y constitucional y además queremos avanzar en perfeccionarlo, y ese es el trámite que hoy concluimos en el Senado con un amplio consenso" ha subrayado el portavoz socialista en la Cámara Alta.

Preguntado por las elecciones autonómicas del 26 de mayo, Puig ha dicho que espera que los españoles valoren la acción de un Gobierno "en la que todos los indicadores han mejorado".

Y se ha mostrado convencido de que los valencianos no quieren volver a la corrupción y, por tanto, "no votarán al conglomerado de las derechas que actúa con un sectarismo enorme".EFE