México, 18 feb (EFE).- El Gobierno de México ofreció hoy estudiar una vía para el rescate de los restos de 63 de los 65 mineros muertos por la explosión de la mina de carbón Pasta de Conchos ocurrida hace 13 años en el estado norteño de Coahuila.

El primer paso sería la instalación de una mesa de trabajo para construir una ruta para su recuperación, dijo el subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas, a representantes de las familias de las víctimas en la víspera del 13 aniversario del accidente.

El 19 de febrero de 2006 una explosión bloqueó el tiro de entrada de la mina Pasta de Conchos y, por los riesgos que representaba la recuperación de los cuerpos, aún permanecen sepultados los restos de 63 de los 65 mineros entonces fallecidos.

Encinas ofreció a los familiares todo su respaldo, tanto personal como institucional, y les indicó que la mesa de trabajo estará formada por las secretarías (ministerios) de Economía, Trabajo y Relaciones Exteriores.

Las familias de los mineros que perdieron la vida en ese accidente han pedido desde hace años el rescate de los cuerpos sin que hasta el momento ningún gobierno les haya hecho caso.

En abril de 2018, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) anunció la evaluación de responsabilidad de las autoridades mexicanas en la muerte de los 65 mineros.

Los familiares de los fallecidos presentaron el caso ante la CIDH en febrero de 2010, argumentando que las autoridades mexicanas eran responsables de la ineficacia de las labores de rescate.

La CIDH admitió el caso en su periodo de sesiones 167 celebrado los pasados 1 y 2 de marzo de 2018 en Bogotá.

El Centro Pro Juárez señaló que la decisión de la CIDH supone un avance histórico para las familias en su búsqueda de verdad, justicia y reparación integral, empezando por el rescate de sus familiares.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) de México aseguró en 2007 que en la muerte de los mineros hay responsabilidad de autoridades del ministerio del Trabajo, de la empresa y del sindicato minero.

El consorcio minero Grupo México, dueño de Pasta de Conchos, decidió cerrar esta mina al considerar que sus instalaciones quedaron inservibles tras los trabajos de rescate que no se concretaron.

En 2008, la Secretaría del Trabajo de México pidió a los familiares de las víctimas de la explosión abstenerse de intentar el rescate de los cuerpos debido a la inseguridad en esa explotación, después de que trascendiera que estaban dispuestos a hacerlo ellos mismos. EFE