Jerusalén, 17 feb (EFE).- La Presidencia palestina condenó hoy la entrada en vigor de la ley israelí para retener la parte proporcional a los fondos que recauda en nombre de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y que esta entrega a los presos palestinos en cárceles israelíes y sus familias.

Nabil Abú Rudeina, portavoz del presidente palestino, Mahmud Abás, rechazó "la decisión arbitraria" de Israel "de deducir los salarios de mártires y prisioneros", y agregó que la implementación de esta normativa significa "piratear" con "el dinero del pueblo palestino".

Además, consideró que la congelación de fondos a la ANP, que forma parte de una ley aprobada por el Gobierno israelí (Knéset) el pasado julio, "es un golpe unilateral a los acuerdos firmados, incluido el Acuerdo de París", un protocolo que marca las relaciones económicas entre israelíes y palestinos tras firmarse en abril de 1994 e incluirse en los Acuerdos de Oslo II de 1995.

La implementación de la ley "tendrá serias repercusiones en todos los niveles", añadió Abú Rudeina que, agregó, será un asunto prioritario a tratar en las próximas reuniones del liderazgo palestino.

Funcionarios de seguridad israelíes calcularon que durante 2018 la ANP transfirió más de 122 millones de euros "a terroristas encarcelados en Israel, a sus familias y a los prisioneros liberados", una cantidad que Israel congelará "de los impuestos que recauda para la Autoridad Palestina" en una acción que puso hoy en marcha el Gabinete de Seguridad israelí.

Además, el primer ministro y titular de Defensa, Benjamín Netanyahu, "dio instrucciones al aparato de defensa para que examine los pagos adicionales que la ANP paga en conexión con el terrorismo, a los terroristas y a sus familias", concretó el órgano ministerial.

Las autoridades israelíes consideran que el dinero pagado por la ANP a palestinos encarcelados por cometer ataques y a sus familias suponen una incitación al terrorismo.

Según el ministerio israelí de Defensa, las autoridades palestinas destinan un salario mensual de por vida de unos 2.300 euros a los prisioneros palestinos que cumplen sentencias de entre 20 y 30 años, mientras que entrega un sueldo de unos 468 euros al mes a aquellos presos que cumplen penas de entre tres y cinco años.

La legislación palestina obliga a hacerse cargo de los presos en Israel, al considerarlos prisioneros políticos, aunque muchos de ellos cumplen sentencia por cometer ataques contra israelíes. EFE