Jartum, 17 feb (EFE).- Un sudanés murió hoy asfixiado por el gas lacrimógeno lanzado por las fuerzas de seguridad para dispersar las protestas que tuvieron hoy lugar en Jartum para pedir la dimisión del presidente Omar al Bashir, indicaron fuentes médicas.

El Comité Central de los Médicos, sindicato paralelo al oficialista, afirmó en un comunicado en su cuenta oficial de Facebook que Abu Bakr Ozman Yusuf, de 62 años, pereció en el hospital de Jartum Bahri.

Testigos aseguraron a Efe que, un día más, los manifestantes salieron a las calles de la capital sudanesa en las que coreaban consignas como "Revolución, revolución hasta la victoria" ante la Policía, que intervino y dispersó a la multitud.

Estas marchas fueron convocadas por la Asociación de Profesionales Sudaneses, que lidera las protestas desde su inicio el pasado 19 de diciembre, y otras tres alianzas opositoras.

De acuerdo con el último recuento gubernamental, al menos 31 personas han perecido durante las protestas, mientras que la oposición y organizaciones de derechos humanos estiman en más de 50 las víctimas.

Las marchas tienen lugar casi a diario en varios puntos de Sudán desde el pasado 19 de diciembre, cuando dieron comienzo por la escasez de productos básicos en el mercado y su encarecimiento, pero acabaron en un movimiento antigubernamental.

Estas manifestaciones tienen como punto final el palacio presidencial en Jartum con el fin de exigir la dimisión de Al Bashir, en el poder desde 1989 tras un golpe de estado.

El Ejecutivo ha declarado que estas protestas no harán que cambie el Gobierno y solo será posible tras conocer el resultado de los próximos comicios en el país africano, previstos para 2020. EFE