Reus (Tarragona), 25 ene (EFE).- US Real Estate Investment, nuevo propietario del CF Reus Deportiu, continúa adelante con las gestiones para poder continuar en la Liga 1/2/3 pese a los problemas económicos del club.

Los propietarios estadounidenses indicaron mediante un comunicado enviado esta noche que "estamos trabajando con el Consejo Superior de Deportes para aprobar la venta" de forma definitiva.

Pese a que el antiguo dueño, Joan Oliver, vendió el club el pasado domingo, hasta que el CSD no lo comunique tras revisar toda la documentación, la operación no será efectiva.

En el plano deportivo, los dueños tienen mucho trabajo por hacer. Según fuentes cercanas al club, siete de los doce futbolistas que seguían en el primer equipo habrían decidido marcharse del CF Reus Deportiu acogiéndose a un documento privado facilitado por Oliver antes de su marcha.

En dicho documento, el antiguo propietario prometió una salida a los futbolistas si no se vendía el club ni cobraban la nómina del mes de diciembre antes de este miércoles. Los futbolistas no cobraron y habrían decidido marcharse.

En dicho comunicado, el club ha reconocido que hasta "catorce futbolistas" del extranjero han sido "invitados" a Reus y también ha explicado que "los jugadores y empleados cobrarán antes de final de mes".

Cabe recordar que a los futbolistas se les debe una nómina, pero que el cuerpo técnico del primer equipo y del filial, los jugadores del Reus B-Cambrils, los empleados y los proveedores no cobran desde septiembre.

Entre otras promesas, los propietarios afirman que construirán un "nuevo estadio con 18.000 localidades" y que están interesados en poner en marcha en la zona donde se ubica actualmente el Estadio Municipal de Reus un "macro complejo". EFE

jvr/plv