San Sebastián, 18 ene (EFE).- La Capitanía Marítima de Pasaia (Gipuzkoa) ha denegado al pesquero Aita Mar, transformado en buque de salvamento, el permiso para zarpar al Mediterráneo para colaborar en las labores de rescate de inmigrantes que cruzan el mar con destino a Europa.

Daniel Rivas, portavoz de la ONG Salvamento Marítimo Humanitario (SMH), ha explicado a EFE que, tras entregar el pasado martes todos los documentos reclamados por los inspectores que durante tres días examinaron el buque, el miércoles solicitaron el despacho para viajar al Mediterráneo central, pero hoy han recibido la respuesta negativa por parte de la Capitanía Marítima, órgano dependiente del Ministerio de Fomento.

Rivas ha adelantado que los argumentos esgrimidos para no permitir al buque zarpar de Pasaia están relacionados con la seguridad y son "parecidos" a los empleados para paralizar la actividad del buque Open Arms en el puerto de Barcelona

El Aita Mari es un antiguo barco atunero, que en su día tuvo su base en el puerto de Getaria (Gipuzkoa), y que Salvamento Marítimo Humanitario ha transformado en un buque de salvamento con el que pretendían desplazarse al Mediterráneo central para socorrer a los migrantes que cruzan esas aguas con destino a Europa.

Con 32 metros de eslora, el antiguo pesquero de nombre Estella Maris Berria y rebautizado ahora como Aita Mari, en honor a un marinero donostiarra fallecido en 1866 en un rescate, puede albergar entre 150 y 200 personas, y entre 16 y 18 tripulantes.

Los abogados de esa organización están estudiando la resolución de la Capitanía Marítima para presentar un recurso y los responsables de la ONG informarán mañana en una rueda de prensa de la situación y de los pasos que darán a partir de ahora.

Tras superar la inspección la pasada semana, los planes de SMH consistían en zarpar esta misma semana, pero lo ocurrido el lunes con el Open Arms, al que la Capitanía Marítima de Barcelona denegó el despacho para zarpar, sembró la inquietud entre los impulsores de este proyecto, que han visto este viernes confirmados sus temores, según ha indicado Rivas.

No obstante, la situación no es idéntica, ya que el Open Arms regresó a puerto con migrantes a bordo, mientras que el Aita Mari ni siquiera ha podido cumplir su primera misión de salvamento. EFE