Madrid, 17 ene (EFECOM).- La apertura de la ruta directa entre Madrid y la ciudad china de Xian hace poco más de un mes con dos frecuencias semanales puede aumentar entre 10 y 15 millones de euros al año los ingresos de los comercios de la capital de España, según las estimaciones "más conservadoras" del operador Global Blue.

Las previsiones del operador internacional de 'tax free' se basan en sus cálculos de que este destino conectado con el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas atraerá a la capital anualmente entre 10.000 y 15.000 nuevos viajeros chinos, cuya principal actividad turística es ir de compras, con un gasto medio de más de 1.000 euros por acto de compra.

La nueva línea aérea de larga distancia, operada por China Easter Airlines con un Airbus A330, se convierte en el sexto destino chino con el que cuenta el aeropuerto madrileño, tras los de Pekín, Chengdú, Hangzhou, Hong-Kong, Shanghái y Shenzhen.

Para Global Blue, el nuevo vuelo supone no sólo un revulsivo para aumentar la llegada de turistas de valor a España, sino para recuperar el ritmo de crecimiento del gasto del turista de esta nacionalidad en nuestro país, que cayó un 2 % en 2018.

La ruta facilita el acceso de los viajeros del noroeste de China a la capital española, permitiendo así que Madrid gane mayor protagonismo como destino de compras ante este turista que, hasta la fecha, apenas representa un 1 % de las millonarias cifras de viajeros que visitan el país cada año.

Según el director general de Global Blue España, Luis Llorca, la apertura de esta nueva ruta ayudará a recuperar el impulso que supuso la inauguración de anteriores conexiones directas, como las con Hong-Kong y Shanghái, que "nos había hecho recortar posiciones con destinos competidores, pero cuyo empuje ya se había diluido".

Sin embargo, a su juicio, "el ir creando una red de conexiones aéreas más tupida no es suficiente para seducir al turista chino" y, en este sentido, señala que la clave para atraerlo es mejorar los trámites de obtención de visados para no estar en desventaja con otros mercados competidores.

En la actualidad, el tiempo medio para tramitar un visado en los quince centros que tiene el Ejecutivo de España en territorio chino es de quince días frente al día que puede tardar Francia o los cinco de Italia.

Por otro lado, es necesaria una política de promoción más amplia y profunda en el mercado chino, especialmente en los canales digitales, "máxime cuando estamos ante un perfil de viajero cada vez más joven", dado que, en la actualidad, más de dos de cada diez viajeros del país asiático frecuentes que llegan a España ya son 'millennial'. EFECOM