Dacca, 9 ene (EFE).- Cientos de trabajadores protagonizaron hoy el cuarto día consecutivo de protestas y choques con los cuerpos de seguridad en Bangladesh para exigir subidas de salarios para los empleados del sector textil, la principal fuente de ingresos del país.

Las protestas de hoy, registradas en varias fábricas textiles de Dacca, tuvieron algunos focos violentos y causaron el cierre de las calles en distintas áreas de la ciudad, antes de que ser disueltas por la Policía, informaron las autoridades.

"Tuvimos que usar cañones de agua para dispersarlos. Hoy no hubo heridos", dijo a Efe el inspector general y jefe de la Policía Industrial, Abdus Salam, al tiempo que aseguró que la situación ya fue controlada.

El diario bangladesí Daily Star reportó al menos 30 personas, entre ellas ocho policías, heridas en los distintos enfrentamientos.

Los manifestantes aseguran que han decidido salir a las calles para exigir que se pague la subida de salario que se prometió a los trabajadores textiles.

"No nos están pagando a todos el salario de acuerdo al aumento que prometió el Gobierno. Por eso esta protesta. Mientras no nos den los aumentos de salarios, esta protesta continuará", dijo a la prensa Rahima, una operadora de costura que participó en una de las manifestaciones en el sector de Kalshi.

El Gobierno de Bangladesh fijó en septiembre el salario mínimo de los trabajadores textiles en 8.000 taka (unos 95 dólares), un ajuste de casi el 60 por ciento sobre el salario de 5.250 taka fijado el 1 de noviembre de 2014.

Los trabajadores de los sindicatos consideran la nueva estructura salarial como "inhumana" y "engañosa" y demandan un salario mensual mínimo de 16.000 taka (190 dólares).

La directora ejecutiva del Centro de Apoyo a los Trabajadores de Bangladesh (BCWS, en inglés), Kalpona Akter, aseguró a Efe que las protestas se están extendiendo a medida que los trabajadores comienzan a recibir sus pagos incompletos.

"No aumentaron su salario básico y por eso no están satisfechos. Esta es básicamente la razón de esta protesta", dijo la activista de derechos laborales.

En la jornada de ayer un trabajador murió y al menos otros 20 resultaron heridos en distintas áreas de la ciudad.

El sector textil en Bangladesh ha estado bajo escrutinio durante años debido a las cuestionables condiciones laborales, especialmente después del derrumbe en 2013 de unas instalaciones que funcionaban como un complejo textil en el que 1.100 trabajadores murieron y 2.500 resultaron heridos.

En el año fiscal 2017-2018, Bangladesh exportó productos textiles por un valor de 30.600 millones de dólares, lo que representa más del 83 por ciento de sus exportaciones totales. EFE

am-igr/ja