Madrid, 30 nov (EFECOM).- La agencia de calificación de riesgo Axesor ha rebajado una décima su previsión de crecimiento para la economía española en 2018 para dejarla en el 2,6 % y igualarse así con los cálculos del Gobierno y de la mayoría de entidades y organismos nacionales e internacionales que elaboran este tipo de proyecciones.

En su último informe mensual de coyuntura económica, difundido hoy, Axesor mantiene sin embargo su previsión de que el PIB español crecerá el año que viene el 2,4 % y explica que la revisión para 2018 se debe al frenazo observado en las exportaciones condicionadas por una ralentización del comercio internacional.

Ese "entorno internacional menos favorable", responsable en arte del primer retroceso del PIB alemán en tres años, "frenará el crecimiento europeo, al debilitarse la que ha sido su locomotora en los últimos años, lo que dificultará el avance de las exportaciones españolas en los próximos trimestres", augura la agencia.

Sin embargo, los fuertes datos de afiliación a la Seguridad Social permiten anticipar a Axesor que la esperada desaceleración económica será "progresiva y, en ningún caso, intensa", aunque advierte del peligro que supone la debilidad parlamentaria del Gobierno y la consiguiente dificultad para aprobar los presupuestos, "una clara señal de debilidad para los inversores internacionales".

Además, sin presupuestos no se podrán subir los impuestos prometidos, pero se mantienen las medidas de gasto social y las subidas de pensiones y de sueldo de los funcionarios, lo que elevará el déficit estructural en 2019, algo "preocupante" para la Comisión Europea y un "nuevo motivo de inquietud para los inversores internacionales", advierte Axesor.

En su opinión, con la necesidad de emitir en 2019 unos 220.000 millones de euros de deuda pública y con problemas para aprobar un presupuesto y cumplir con Bruselas, "el escenario más probable es que el contagio italiano siga afectando a España".

Por ello, considera "de suma importancia" ser creíble en los mercados, con un "claro mensaje de consolidación de las cuentas públicas", que, según sus previsiones, incluirán un déficit público alrededor del 2,7 % del PIB para este año y del 2,1 % para el siguiente.

En relación al "brexit", resume que "es una mala noticia" para España y advierte que está particularmente expuesta al sector financiero británico a través de Santander y Sabadell, por ello, si no se logra un acuerdo podría suponer un aumento en el número de impagos y los bancos podrían sufrir un impacto directo en su capital.

Por otro lado, aparte de los 10.000 andaluces que trabajan en Gibraltar, hay unos 250.000 británicos residiendo en España y 150.000 españoles residiendo en el Reino Unido. Todos ellos tendrán que revisar sus permisos de residencia y acceso a prestaciones, apunta la agencia de rating. EFECOM