Barcelona, 25 nov (EFECOM).- Los sindicatos de la planta de Nissan en Barcelona sienten inquietud por la falta de un plan industrial que garantice el empleo a medio y largo plazo y se reunirán la semana que viene con la dirección para reclamar concreciones de cara al próximo año fiscal.

Tras acabar este verano la fabricación de la furgoneta Evalia y del Pulsar, modelo que concentró la producción en los últimos años, la actividad de la planta de la Zona Franca está centrada ahora en la camioneta o "pick up" que se ensambla para Nissan, Mercedes y Renault, y en la furgoneta NV200.

La producción ha sufrido una rebaja en relación con la previsión fijada en el plan de negocio del año fiscal (que acaba en marzo), y de las 88.000 unidades iniciales se pasará a 78.000, unas 10.000 menos, según han asegurado a Efe fuentes sindicales.

Este volumen de producción sitúa a la planta en el 40 % de su capacidad, que está en 200.000 vehículos.

El principal responsable de la reducción de la producción es la "pick up", que está teniendo un comportamiento por debajo del esperado, mientras que la versión eléctrica de la furgoneta NV200 es la que tiene mejor salida comercial.

Los sindicatos llevan meses reclamando a la multinacional nuevas adjudicaciones que permitan garantizar el mantenimiento del empleo tanto en la empresa principal como en sus proveedores y subcontratas y, de momento, sus peticiones no han obtenido respuesta.

"De momento no hay fechas para nuevas asignaciones y nos han dicho que hasta 2020 no habrá nuevos lanzamientos. La inquietud existe entre los trabajadores pero la dirección nos ha pedido tiempo y estamos en ello", han explicado las mismas fuentes.

Este escenario será analizado en una reunión que mantendrán la semana que viene los representantes de los trabajadores y la dirección de Nissan en Barcelona.

Un portavoz de la dirección de Nissan en la Zona Franca ha asegurado a Efe que la compañía está estudiando la situación y los posibles proyectos de futuro aunque ello lleva tiempo y no se espera que puedan ponerse alternativas sobre la mesa antes del año que viene.

"Son muchos los factores endógenos y exógenos que nos afectan y hay que analizarlos bien. Mientras tanto, estamos centrados en las producciones actuales y en mantener la competitividad de la planta", ha subrayado.

De momento, la buena aceptación de la versión eléctrica de la NV200 ha llevado a preparar de cara al próximo mes de enero un aumento de su producción y de las 40 furgonetas que se fabrican al día se pasará a 60.

En función de cómo vaya la reunión prevista entre dirección y sindicatos, éstos se plantean llevar a cabo "un plan de presión" a la multinacional con contactos con dirigentes y representantes políticos españoles.

La factoría de Barcelona tiene dos líneas de montaje: en la primera sólo queda la furgoneta industrial NV200 de combustión y su gemela eléctrica, y de la segunda salen las "pick-up".

Nissan cuenta con tres centros de producción en España, en Barcelona, Ávila y Cantabria.

En la planta de Barcelona, la más importante de la multinacional nipona en España, trabajan unas 3.000 personas, de las que un centenar son temporales (70 destinados en las líneas de producción y otras 30 en las oficinas), mientras que en el mismo recinto de Zona Franca operan un millar de empleados de subcontratas. EFECOM