Roma, 20 oct (EFE).- La obra "Gernika", con la que la pintora española Sofía Gandarias (1951-2016) plasmó su visión del bombardeo de la villa vasca en la Guerra Civil, fue presentada hoy en la basílica florentina de San Miniato del Monte, en un acto que contó con la presencia del ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell.

Se trata de un acto sin precedentes, pues es la primera vez que que esta basílica florentina abre sus puertas para acoger una exposición de arte contemporáneo, y se enmarca en los eventos que conmemoran el milenario de su construcción.

La exposición se compone de un tríptico y cinco bocetos que recrean la violencia y el horror de la Guerra Civil, a través del relato del devastador bombardeo de la Legión Cóndor alemana sobre Guernica, el 26 de abril de 1937, reflejado después en el cuadro de Pablo Picasso, que se convirtió en uno de los iconos más célebres de la contienda y sobre la barbarie de la guerra en general.

Las imágenes inusuales de las mujeres y el reloj en la fachada de la iglesia que marca el momento del ataque dan una completa narrativa al visitante del ataque aéreo que destruyó la ciudad vasca, explicó en un comunicado la Fundación Yehudi Menuhin España, que dirige el expresidente del Parlamento Europeo Enrique Barón Crespo, viudo de Gandarias.

"Gernika", que es actualmente propiedad del Museo de la Paz de dicha ciudad, ya estuvo expuesta desde el 5 de mayo y hasta el 30 de junio en la abadía benedictina de Santo Domingo de Silos (Burgos) y ahora se podrá ver en Florencia hasta el 16 de diciembre, de forma gratuita y todos los días.

La muestra ha estado organizada por la Fundación Yehudi Menuhin España, organización sin ánimo de lucro que desarrolla programas de educación a través del arte para la integración social y cultural de personas desfavorecidas, y la Asociación Cultural italiana 'Pinocchio di Carlo Lorenzini', que promociona la cultura y el arte en Italia.

Según la presidenta de la Asociación Cultural 'Pinocchio di Carlo Lorenzini', Monica Baldi, se trata de "una exhibición extraordinaria" y de "un proyecto cultural de gran fuerza emocional" que crea "un camino ideal entre España e Italia" y "estimula una profunda reflexión sobre la paz y los valores". EFE