Madrid, 18 oct (EFE).- La formación de técnicos de prestigio, que asuman el liderazgo, la responsabilidad, la autoexigencia y el respeto de los valores de juego limpio como señas de identidad de su ejercicio profesional, son los objetivos con los que el Centro Superior de Enseñanzas Deportivas (CSED) arranca su curso académico.

29 cursos de formación de técnicos de una docena de deportes -ajedrez, bádminton, caza, gimnasia, halterofilia, kárate, lucha, pádel, rugby, tenis, tiro con arco, y triatlón- engrosan la oferta educativa de este otoño en un centro creado hace dos años por el Consejo Superior de Deportes (CSD).

La certeza de "la importancia que monitores y entrenadores tienen en el sistema deportivo español" fue clave para su nacimiento hace dos años, periodo en el que ya ha certificado la formación de 2.000 alumnos, un centenar de tutores, ha pasado de impartir 5 cursos a 45 y ha firmado convenios con 19 federaciones.

"Un entrenador necesita la mejor formación. Y no solo en aspectos concretos de su deporte, sino en otros de carácter transversal que luego puede aplicar a su modalidad deportiva concreta. El compromiso del Consejo Superior de Deportes es ofrecer a nuestros técnicos una formación de calidad, continua y multidisciplinar" asegura el director del CSED, José Luis Sánchez.

Con esa meta en su punto de mira, el CSED oferta "una enseñanza flexible" a través de una plataforma de formación a distancia, que permite ajustar los horarios a las necesidades de los alumnos, y que sigue "un modelo pedagógico propio comprometido con la excelencia, la calidad de la formación y en el que el alumno es el absoluto protagonista".

La acción tutorial, de forma que los alumnos tengan una relación con sus tutores más cercana incluso que en la educación presencial, y los materiales para estimular la participación son otros de los pilares del modelo, que en este segundo apartado se abastece de casos reales del éxito del deporte español.

El de los Hispanos, "Anatomía de un equipo de oro", es uno de los ejemplos de estudios seguidos, con el que se han ilustrado los aspectos más importantes para configurar equipos de alto rendimiento desde una perspectiva aplicada.

Además de la formación de técnicos, el CSED ha establecido como otro de sus grandes objetivos prestigiar la labor de los entrenadores. Para ello ha lanzado una serie de iniciativas que pretenden reivindicar la figura de los técnicos, responsables no solo de los éxitos deportivos de nuestros deportistas, sino también de los valores que transmiten.

#LoQueAprendíDeMiEntrenador es la primera de estas iniciativas en la que un deportista valora la influencia decisiva de su entrenador durante su carrera y los primeros protagonistas de este proyecto han sido Fernando Carro, subcampeón de Europa de 3.000 obstáculos el pasado agosto en Berlín, y su técnico, Arturo Martín.

Carro analiza, en este serial de 6 testimonios, algunas de las ideas que su entrenador le ha trasladado tanto dentro como fuera del deporte y que le han servido de inspiración durante todos estos años. "Arturo me convertido en mejor atleta, pero sobre todo, en mejor persona". EFE

omm/ea