Madrid, 12 oct (EFE).- El Ironman de Hawai, la gran cita del triatlón mundial, se disputa este sábado con la inscripción en la categoría élite de los españoles Javier Gómez Noya e Iván Raña con aspiraciones de estar en los primeros puestos.

Gómez Noya estará en la línea de salida por primera vez y es una de las principales atracciones de la prueba, dado su palmarés en otras distancias y modalidades del triatlón.

Desde que tomó la decisión de participar, a finales de 2017, ha seguido un plan de entrenamientos específico para ello, con sesiones más largas pero menos intensas que cuando competía en la distancia olímpica. En el mes de junio afrontó en Cairns (Australia) por primera vez la distancia Ironman, logrando la segunda plaza tras el neozelandés Braden Currie con un tiempo de 7h:56.

En Hawai volverá a medirse no solo con Currie, sino también con el resto de los mejores especialistas del mundo en la distancia, con la excepción del alemán Jan Frodeno (vencedor en 2015 y 2016 y anteriormente campeón olímpico en 2008) quien por culpa de una fractura de estrés en la cadera tuvo que dejar de entrenarse tras conseguir la victoria precisamente por delante de Gómez Noya en el Campeonato del Mundo de Medio Ironman en septiembre en Sudáfrica.

En concreto serán 55 los participantes en la categoría élite masculina.

"Estoy deseando que llegue la competición, con los nervios habituales antes una gran cita a la que acudes por primera vez. Ya sé lo que es hacer un Ironman pero en éste hay condiciones extremas de calor y además están los triatletas con más nivel. Llego con aspiraciones de quedar en puestos delanteros y evidentemente sueño con ganar, pero no me considero máximo favorito. Ausente Frodeno, los que yo pongo en ese primer escalón son Patrick Lange, Stefan Kienle y Lionel Sanders", dijo Gómez Noya en declaraciones remitidas por gabinete de comunicación.

En el Ironman hay que nadar 4 kilómetros, pedalear 180 kilómetros sobre la bicicleta y después correr un maratón (42,195 kilómetros).

En Hawai los recorridos son en circuitos de ida y vuelta en todos los segmentos, por lo será fácil controlar las referencias con los demás triatletas, pero que pueden suponer un punto más de dureza al ser largas rectas en las que parece que no se avanza.

"En la natación espero estar en el grupo de cabeza, pero si alguien se escapa y noto que para estar ahí voy a tener que nadar más forzado de lo previsto no voy a tratar de seguirle. En bici hay que llevar un buen ritmo pero siempre pensando que luego queda el maratón. Se supone que Kienle, Sanders y alguno más tratarán de sacar ventaja en bici, pero sería un error tener que cambiar mucho el ritmo para llegar con ellos a la segunda transición", explicó Gómez Noya.

"Finalmente en el maratón hay que darlo todo, pero no saliendo a tope sino al ritmo máximo posible pero que no te acabe pasando factura. Lo que tampoco se puede prever es el tiempo total. En Australia bajé por poco de las ocho horas, pero en Hawai nunca nadie ha bajado de ocho", añadió.

El montante total de premios es de 650.000 dólares para las categorías élite masculina y femenina, distribuidos desde los 120.000 a los primeros, a los 10.000 de los décimos. EFE