Alfonso Gil

Valencia, 12 oct (EFE).- El Valencia mantiene el objetivo de ser cuarto y repetir la próxima temporada como equipo de Liga de Campeones a pesar de que el porcentaje de puntos sumados hasta la fecha marcan una dinámica que apenas da para aspirar a la permanencia en la categoría.

Tras ocho jornadas de Liga, la situación clasificatoria es idéntica a la de hace dos temporadas, pues ahora iguala los nueve puntos que tenía entonces a las órdenes de Cesare Prandelli, con la diferencia de que las sensaciones que ofrece el actual Valencia dejan mucho más margen para el optimismo que las de entonces.

El Valencia 2018-2019 también ha sumado nueve puntos de los veinticuatro disputados, cifra que si se extrapola a los 114 que hay en juego en cada campaña tan solo le permitiría llegar a los 43, guarismo que suele estar cerca del límite entre la permanencia y el descenso.

En el pasado campeonato, el Leganés fue el último equipo que no descendió y tuvo esa puntuación al final de una Liga en la que ninguno de los tres conjuntos que bajaron de categoría (Deportivo, Las Palmas y Málaga) llegó a los treinta puntos.

Los nueve puntos del Valencia actual son consecuencia de una derrota, seis empates y su única victoria, con seis goles a favor y siete contra, y, aunque ha mejorado en su juego en las últimas jornadas, todavía no ha conseguido arrancar de cara a llegar a la zona alta de la tabla.

Pese a ello, el técnico del Valencia, Marcelino García Toral, ha aventurado en más de una ocasión que su equipo estará en una buena situación clasificatoria al final de la primera vuelta.

La cifras del actual Valencia contrastan especialmente con las del pasado campeonato, cuando tras las primeras ocho jornadas de competición su dinámica de resultados era completamente diferente.

Hace un año, en la octava jornada de Liga, el Valencia había ganado por 3-6 al Betis en el Benito Villamarín y era segundo con dieciocho puntos, a cuatro del líder Barcelona.

El equipo de Marcelino llevaba cinco victorias y tres empates, no había perdido, y había marcado veintiún goles y recibido diez, único registro en el que ahora ha mejorado respecto al pasado ejercicio.

Entonces, la dinámica del Valencia dio suficientemente de sí como para que el equipo fuera cuarto al final del campeonato con 73 puntos.

Un año antes, en la Liga 2016-2017, la situación era diametralmente opuesta a la del pasado campeonato y se parecía más a la de esta temporada, pues el Valencia, con esos nueve puntos, era décimo cuarto, como ahora, con tres victorias, cinco derrotas y sin empates, y con once goles a favor y quince en contra. EFE