Santiago de Chile, 11 oct (EFE).- El Gobierno de Chile instó hoy a reforestar las zonas dañadas por los grandes incendios que en 1917 arrasaron 600.000 hectáreas en el sur del país y que han causado la falta de materia prima para el funcionamiento de los aserraderos, una de las principales fuentes laborales en esa zona.

El ministro de Agricultura, Antonio Walker, anunció este jueves que se va reeditar la Mesa de la Madera creada durante el primer gobierno del presidente Sebastián Piñera y donde participan representantes del sector público y del privado.

Walker agregó que la región del Maule, a unos 300 kilómetros al sur de Santiago de Chile, necesita un gran reimpulso, y en ese sentido hizo un llamamiento "a la asociatividad entre los distintos rubros de la agricultura chilena".

Por eso, entre los compromisos asumidos por el ministro de Agricultura está el de reimpulsar el fomento a las plantaciones forestales, que es un sentir de toda la industria maderera.

"No podemos dejar que este sector que ha sido tan importante para la economía del país se nos muera, se nos duerma. Hemos tenido incendios que nos han afectado muchísimo", enfatizó, y dijo que en Chile se necesita volver a tener plantaciones forestales.

"Tenemos 2,7 millones de hectáreas, entre pinos y eucaliptos, más de 14 millones de hectáreas de bosque nativo que además nos hacen que la agricultura chilena tenga un efecto neutro entre emisión y absorción de CO2", indicó.

Los incendios del año pasado dejaron en Chile 11 fallecidos, 6.370 damnificados, 1.603 casas destruidas y unas 600.000 hectáreas arrasadas.

Según datos de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), Chile cuenta con 1.900.000 hectáreas que están desprovistas de bosque y de vegetación, y que están en distintos grados de erosión.

Todas ellas, de acuerdo con la Conaf, requieren urgentemente protección, por el cambio climático y por la emisión de temperatura que emiten esos suelos, pero también para seguir evitando la erosión y sobre todo disminuir la pobreza de las familias que son propietarias.

El director de la Conaf, José Manuel Rebolledo, explicó que están trabajando en reforzar y reimpulsar la reforestación en toda la zona devastada, que parte desde la región de O'Higgins y termina en Biobío, pero aseveró que "la región más afectada sin duda es el Maule".

"Nosotros este año, con todos los esfuerzos, hicimos ya la plantación de 1.700 hectáreas. Sin embargo, a partir del próximo 2019 tenemos una tasa de plantación hasta el 2022 de 4.800 hectáreas que vamos a reimpulsar", agregó.

Tras el desastre que dejaron los incendios, cuatro canales de televisión abierta, junto a otros medios e instituciones como el Hogar de Cristo, Desafío Levantemos Chile y Techo, reunieron unos 17,3 millones de dólares para ayudar a los miles de damnificados que dejaron los siniestros. EFE