Pontevedra, 27 sep (EFE).- El líder de la Orden y Mandato San Miguel Arcángel, conocida como los Miguelianos, Miguel Rosendo, se ha declarado hoy inocente y ha negado que abusara sexualmente de varios seguidores.

"Es todo falso", ha asegurado Miguel Rosendo, quien ha añadido que "nunca" levantó la mano ni obligó a nadie a hacer nada dentro de la asociación pública de fieles, reconocida por la Diócesis de Tui Vigo.

"Nunca he tirado del pelo, tocado el culo, dado un puñetazo a nadie", se ha defendido.

"Mi error es que pequé de demasiada obediencia. Lo hice todo por amor", ha afirmado el líder de los Miguelianos, quien solo ha respondido a las preguntas de su abogado por "la indefensión" y el "maltrato" que ha sufrido durante cuatro años.

Miguel Rosendo, para quien el fiscal pide 66 años de cárcel, por tres delitos contra la libertad sexual, uno de agresión sexual continuado y dos de abuso sexual continuado; cinco de coacciones, doce contra la integridad moral y uno de asociación ilícita, ha tratado de desmontar cada uno de los hechos imputados.

Ha negado que practicara exorcismos ni cualquier práctica de curanderismo y que se presentara ante sus acólitos como el arcángel San Miguel o como un enviado de Dios, y ha asegurado que fue la Iglesia la que impuso a sus seguidores que lo llamaran "padre".

También ha desmentido que recibiera dinero alguno de sus fieles y ha remitido toda la gestión patrimonial de la orden a la persona que ejercía como tesorero, y ha rebatido la tesis de que tuviera plenos poderes dentro de la orden.

Ha acusado al obispo de Tui Vigo, Luis Quinteiro, y al visitador canónico Isaac de Vega de prepararle "una encerrona", y ha afirmado que nunca le comunicaron que lo estaban investigando por supuestos abusos dentro de la orden. EFE

jmr/flh/msr

(foto) (audio (vídeo)