Madrid, 23 sep (EFECOM).- El grupo canadiense Bombardier intenta promover la creación de una asociación ferroviaria española de grandes fabricantes de trenes presentes en el país, para tratar diferentes cuestiones que revierten en beneficio no sólo del sector sino también de la sociedad.

Entre ellas, cómo atraer talento a la industria ferroviaria, ya que tanto el sector como las autoridades competentes "no hemos sido capaces" de promocionarlo lo suficiente para motivar a los jóvenes, ha señalado el presidente de Bombardier en España, Óscar Vázquez, en una entrevista con Efe.

Pese a la existencia de asociaciones ferroviarias como Mafex -de la que Bombardier es miembro-, ésta engloba una industria mucho más amplia y los grandes fabricantes de material rodante como Alstom, CAF, Siemens, Talgo o la propia canadiense, "tenemos necesidades que son muy específicas", ha agregado.

Bombardier espera llegar a un acuerdo al respecto con todos ellos porque "somos uno de los pocos países de Europa" que no tiene una asociación de grandes fabricantes de trenes, ha explicado.

El sector necesita contar con una plataforma que sirva al diálogo con diferentes administraciones y para analizar cómo, conjuntamente, desarrollar mejor el sector de movilidad.

Según el directivo, hay dos corrientes fundamentales que van a modificar "sustancialmente" el transporte en general: los desarrollos tecnológico y el cambio de modelo de negocio, además de la liberalización, que hará crecer "enormemente" el mercado porque incrementará las posibilidades de movilidad y la demanda.

Vázquez está convencido de que la liberalización del transporte ferroviario de viajeros en Europa que se pone en marcha a partir de finales de 2019 "será un éxito, porque revertirá en mejor movilidad para España y mucho más negocio para el sector".

Las reflexiones sobre "cómo vamos a colaborar y qué sitio queremos tener en ese proceso" ya están encima de la mesa, y todas las empresas "estamos mirando a Renfe porque es un actor fundamental y principal en el éxito de esta liberalización".

Las operadoras públicas europeas, incluido Renfe -que tiene "un potencial enorme" y, con la nueva dirección, "estamos todos pendientes y a la expectativa de qué va a pasar"-, entienden que la liberalización será también una oportunidad importante de crecer en otros mercados internacionales.

El sector está a la espera de que Renfe lance -probablemente a principios del año que viene- un concurso público para la compra de trenes regionales y de cercanías por 3.000 millones de euros.

El nuevo equipo de la operadora está aún estudiando cuántos vehículos se van a comprar, para qué aplicaciones, en qué plazos y de qué manera se articularán las licitaciones, ha explicado.

Bombardier, que pujará por esos contratos, cree que en el caso de cercanías, aunque todavía no está definido, probablemente por una cuestión de capacidad, la solución será el doble piso.

El fabricante tiene la plataforma OMEO, que es muy versátil y flexible y que puede servir tanto para aplicaciones de cercanías como regionales e incluso Intercity, con unas configuraciones diferenciadas.

En el caso de trenes regionales, dispone, asimismo, de la plataforma Telent 3, que se está operando en Europa central, y Aventra, en Reino Unido. EFECOM