Miami (EE.UU.), 14 sep (EFE).- Florence se convirtió en tormenta tropical al reducir sus vientos máximos sostenidos a 70 millas por hora (110 km/h), mientras se mueve lentamente dejando lluvias e inundaciones en el extremo sureste de Carolina del Norte (costa sureste de EE.UU.).

El Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés) indicó en su boletín de las 17.00 hora local (21.00 GMT) que Florence continúa su debilitamiento, con un aún más lento desplazamiento hacia el oeste, a 3 millas por hora (6 km/h).

El sistema se situaba a esa hora a 50 millas (75 kilómetros) al oeste-suroeste de la localidad de Wilmington (Carolina del Norte) y a 25 millas (45 kilómetros) al noreste de Myrtle Beach, en Carolina del Sur.

Aunque ha perdido fuerza, la tormenta, que se mueve tierra adentro por el extremo sureste de Carolina del Norte, sigue causando "catastróficas inundaciones de agua dulce".

El NHC precisó que el sistema continúa amenazando con marejada ciclónica esta noche.

Además produce actualmente vientos de tormenta tropical en la localidad de Florence, en Carolina del Sur.

Los datos suministrados por un radar Doppler de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de EE.UU. indican que el centro de Florence "se mueve lentamente en dirección oeste hacia la frontera entre Carolina del Norte y Carolina del Sur".

Las "catastróficas" inundaciones que está dejando Florence se espera que empeoren con el paso de las horas y con la subida cíclica de la marea, que han provocado que las zonas costeras de ciudades del litoral atlántico ya estén anegadas. EFE

ims/jsg