Washington, 4 sep (EFECOM).- La demanda de camionetas y todocaminos SUV volvió a recompensar a los fabricantes de automóviles en Estados Unidos (EEUU) en agosto y penalizar a aquellos que dependen más de la berlinas.

Las ventas de automóviles aumentaron casi un 3 % en agosto, gracias al impulso de las adquisiciones de camionetas, que se situaron en 1,2 millones de unidades.

Fabricantes como el neerlandés Fiat Chrysler (FCA), el estadounidense Grupo Ford, y los japoneses Honda y Nissan fueron los que mejor aprovecharon el aumento de las ventas en agosto. Otros, como el también nipón grupo Toyota o los fabricantes alemanes BMW y Mercedes-Benz, sufrieron un descenso de sus ventas durante el mes.

FCA aumentó sus ventas un 10 %, hasta los 193.718 vehículos, gracias a la fortaleza de dos de sus marcas: Jeep y Ram.

Jeep, especializada en la producción de todoterrenos y todocaminos SUV, volvió a ser la líder del grupo, al sumar ventas de 87.502 unidades, un 20 % más que hace un año.

Jeep señaló en un comunicado que las ventas del modelo Compass crecieron un 76 %, hasta las 16.339 unidades, y las del Cherokee un 85 %, a 21.978.

Ram impulsó, junto Jeep, las cifras de FCA, de manera que registraron una ganancia de dobles dígitos en agosto.

La marca creció un 27 % hasta las 54.808 unidades, gracias a las ventas de su camioneta ligera, mientras que la italiana Alfa Romeo también subió (un 96 %) con la entrega de 2.240 vehículos.

Pero el resto de las marcas del grupo perdieron terreno en agosto.

La estadounidense Chrysle redujo sus ventas un 3 % a 12.219 vehículos, mientras que su compatriota Dodge perdió un 18 % y pasó a 35.575 unidades, y la italiana Fiat se quedó reducida a 1.374 unidades, un 35 % menos que en agosto de 2017.

Reid Bigland, responsable de Ventas en Estados Unidos, declaró que sus "resultados de agosto subrayan como la nueva camioneta ligera Ram está asentándose. Las ventas totales de la camioneta ligera aumentaron un 55 % a 36.798 vehículos en el mes", dijo.

Precisamente, las ventas de camionetas de la Serie F ayudaron también a Ford a terminar agosto con un sólido aumento del 4,1 % de las ventas.

El Grupo Ford dijo que en total vendió el mes pasado 218.504 vehículos en Estados Unidos. De esta cifra, 81.839 unidades fueron de la camioneta Serie F, lo que supone un aumento del 6,3 % de las entregas.

Mark LaNeve, vicepresidente para Ventas en Estados Unidos, señaló en un comunicado que "la Serie F completó 16 meses consecutivos de aumentos de las ventas, mientras que los todocaminos SUV de la marca Ford aumentaron un 21 % en agosto".

Frente a esto, el grupo Toyota, que tradicionalmente se ha destacado por las ventas de berlinas, como el modelo Camry, tuvo un mes flojo en agosto, con la venta de 223.055 vehículos, un 2 % menos que hace un año.

El descenso de las ventas del grupo corrió paralelo a la caída de la demanda de las berlinas. Las entregas de berlinas de la división Toyota cayeron un 15,1 %, para situarse en 69.484 vehículos, mientras que las de Lexus se redujeron un 19,7 % a 8.926 unidades.

Por el contrario, las ventas de todocaminos SUV y camionetas de la marca Toyota aumentaron un 8,6 % a 124.949 vehículos y las de alta gama Lexus crecieron un 7,4 % a 144.645 unidades.

Por detrás de Toyota, otros dos fabricantes japoneses tuvieron un mejor mes de agosto.

El grupo Honda vendió un total de 147.903 vehículos, lo que supuso un aumento del 1,3 %, mientras que el grupo Nissan ganó un 3,7 % con la entrega de 101.580 unidades.

Los dos fabricantes surcoreanos también terminaron agosto con números positivos.

Hyundai vendió un total de 57.542 vehículos, un aumento del 6 %, mientras que Kia alcanzó los 53.864 vehículos, un 1 % más que hace un año.

Los fabricantes alemanes tuvieron resultados mixtos. Mercedes-Benz perdió un 17,1 % de sus ventas con la entrega de 24.192 vehículos. El grupo BMW también perdió, un 1,5 %, para quedarse en 27.679 ventas.

Sólo el Grupo Volkswagen evitó las pérdidas con un aumento del 1,2 % y 57.504 unidades. EFECOM