Roma, 5 ago (EFE).- La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha visitado este fin de semana el pueblo italiano Riace, que se ha repoblado ofreciendo casas a inmigrantes y refugiados, un "ejemplo de acogida, integración y lucha contra la xenofobia".

El consistorio barcelonés informó hoy de los detalles de esta visita que ha realizado la alcaldesa junto con su homólogo de la ciudad italiana de Nápoles (sur), Luigi De Magistris.

Ambos políticos "han situado Riace como ejemplo de buena política en la acogida" de refugiados y también de "integración y lucha contra la xenofobia".

Riace es una pequeña población de la región de Calabria (sur) que en 1998 contaba solo con 400 habitantes y padecía un problema de despoblación, por lo que un año más tarde se acogió al Programa Nacional de Asilo, un sistema de ayudas públicas para la acogida de solicitantes de asilo.

Comenzó entonces un proceso que ha permitido incrementar el número de sus vecinos, pues ahora Riace tiene una población de 1.800 habitantes, de los cuales 400 son inmigrantes, procedentes en su mayoría de Etiopía, Eritrea, Nigeria, Siria, Palestina, Kurdistán, Mali, Congo, Ghana y Somalia.

Este proceso ha permitido al municipio conservar espacios como la guardería, la escuela o un centro de atención primaria, además de dinamizar su economía, según la nota oficial.

Tanto Colau como el alcalde de Nápoles se han interesado por conocer la experiencia de este municipio y también "han aprovechado el encuentro para hablar de las estrategias futuras a seguir en casos de prohibición de entrada de barcos con personas migradas y refugiadas que deben ser rescatadas en el mar".

De forma paralela, Colau participó el sábado junto con los alcaldes de Nápoles y Palermo (Sicilia, sur), Leoluca Orlando, en la presentación del libro "Utopía de la Normalidad", de la autora italiana Tiziana Barillà y en el que la alcaldesa de Barcelona firma el prólogo.

En el acto también estuvieron presentes el comandante del barco Proactiva Open Arms, Ricardo Gatti, y el presidente de la región de Calabria, Mario Oliverio. EFE